Las horas trascendentales: voluntad contra escepticismo en torno al Córdoba

Javier González Calvo, en una rueda de prensa | TONI BLANCO

Es una de sus obras más reconocidas. Sin embargo, es probable que pocos sepan de su nombre real. Las esferas caen en forma de helado fundido por el calor. Así es cómo las manecillas no marcan una hora concreta. Aunque sí señalan números, es como si todo se hubiera paralizado. Pueden transcurrir décadas, como ya sucede, o centurias pero el cuadro es eterno. Tenido popularmente como Los relojes blandos o Los relojes derretidos, su título original es La persistencia del tiempo. Durante los últimos días es quizá una interesante referencia para abordar la realidad del Córdoba. Como si Dalí fuera un particular visionario en El Arcángel -es sólo una licencia pues la relación es inexistente-. No en vano, todos los actores implicados en el futuro próximo y general del club apuran al máximo no sólo cada sol y cada luna sino las hojas del calendario, que ya se terminan. Dicho de otro modo, la continuidad de los distintos equipos de la entidad en sus respectivas categorías sigue en el aire.

Comienzan, ahora sí, las horas trascendentales para el conjunto blanquiverde. Hasta el momento eran los días claves o los momentos cruciales. Pero el tiempo se agota, ya que este lunes, como es sabido desde hace alguna semana, concluye el período de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para la inscripción en competiciones de carácter estatal. Llega la jornada de cierre sin que haya nada en firme sobre las vías manejadas para el cuadro califal. Mientras Unión Futbolística Cordobesa (UFC) solicitó la inclusión -por medio de un correo electrónico- al entre presidido -ahora de una junta gestora hasta proceso electoral- por Luis Rubiales, el consejo de administración del Córdoba CF SAD -conformado por Azaveco y sin poder ejecutivo por el concurso de acreedores- hizo lo propio el pasado viernes -en su caso mediante escrito enviado por carta certificada-.

A la vez, UFC y Azaveco -mercantil de Carlos González- siguen con una negociación por el traspaso de la sociedad original en la que también está incluida Bitton Sport -la empresa de Luis Oliver y Joaquín Zulategui-. La operación se entendió por unos como un plan B por si fallaba el A, y esto último es la inscripción con los autos judiciales que autorizaban la venta de la unidad productiva del Córdoba CF SAD, y por otros como la única opción de que el club continúe con normalidad la próxima temporada. Pues bien, resumida la situación, La persistencia del tiempo es una especie de explicación visual de los instantes a que se enfrentan todos los implicados. El motivo no es otro que los comentados contactos contrarreloj según los tiempos marcados por la RFEF. Aunque el domingo estaba previsto que hubiera un desenlace de las conversaciones éste no se produjo finalmente. Todo quedó aplazado a este lunes.

De esta forma, el entorno del cuadro califal permanece pendiente de lo que ocurra en las próximas horas, que no tienen por qué tener su final a las 23:59. Pero antes de ese punto es necesario reseñar la realidad reciente -y actual por ende- de los diálogos por la SAD. El domingo, en el enésimo encuentro -a distancia- entre los asesores legales de UFC y Azaveco, no sólo no hubo rúbrica -no literal- al acuerdo que aparentemente se alcanzó días atrás sino que no se produjeron avances significativos. Con todo, y en lo que sí existe confluencia de opiniones, todas las partes creen necesario llegar a un entendimiento definitivo en beneficio de la sociedad original -y de todos los actores y el entorno que la participan o rodean-. Es decir, existe voluntad de encontrar una postura del gusto global para acabar con la incertidumbre. Sin embargo, resultan diferentes las sensaciones de unos y otros: hay quien tiene una mirada más optimista y quien ve el panorama con cierto pesimismo.

Sea como fuere, la prudencia predomina en una cuenta atrás que entra en recta final. Y es en esta escena en la que corresponde hablar sobre el temido plazo de inscripción en la RFEF. En efecto, el período establecido por la Federación termina este lunes. Lo cual no quiere decir, por si alguien lo entendió así, que ya no haya vuelta de hoja con lo que suceda durante esta jornada. Para empezar, el sistema del ente es novedoso y para continuar, genera algunos problemas. Así, es previsible que el organismo decida flexibilizar un tanto los tiempos -una posibilidad con la que también podrían jugar los implicados-. En cualquier caso, por mucho que no hubiera negociación o que no exista acuerdo final, la autorización o negativa de la institución nacional no se produciría hasta unos días después de éste. Por tanto, no queda otra que contemplar como los relojes se derriten mientras se culmina, de un modo u otro, la obra.

Etiquetas
stats