El guion perfecto

Aythami celebra su gol en Reus la pasada campaña | LOF

Los hay que alcanzan el grado de íntimos y otros que son casi extraños. Al segundo grupo pertenece su adversario del sábado (18:00). El Reus es un reciente conocido para el Córdoba, que sin embargo agradece por el momento el encuentro con éste. De la mano de los rojinegros, o mejor dicho frente a ellos, escribe el conjunto blanquiverde la historia más hermosa. No en vano, hasta la fecha sólo sabe vencer ante el cuadro catalán. Cuatro triunfos en otros tantos partidos es el balance de los califales ante un equipo que, además, fuera testigo de algunos de sus más importantes momentos en las dos anteriores temporadas. El último, y más trascendente, es sin duda la victoria que el pasado curso permitiera a la escuadra de El Arcángel encarrilar una salvación que otrora pareciera imposible.

El de los enfrentamientos con el Reus es el guion perfecto para el Córdoba. Todavía más con el desenlace de la última contienda. Ésta tuvo lugar hace apenas unos meses y previamente suponía un desafío mayúsculo para el conjunto blanquiverde. De ganar abandonaba, con alta probabilidad, la zona de descenso. De perder, quedaba con un pie y medio en Segunda B. Era la penúltima jornada del campeonato 2017-18 y el más inmediato futuro del club estaba en el aire. Como se encontró también durante muchos minutos en el Municipal de la localidad catalana. Álex Quintanilla adelantó al equipo de José Ramón Sandoval en la primera parte y al descanso todo era de color. Pero en la reanudación igualaron los rojinegros por mediación de un cordobés, Pichu Atienza. El panorama se tornaba oscuro de nuevo.

Tras el tanto del central, los locales estuvieron cerca de tomar ventaja en el marcador. De hecho, lo habrían conseguido de no ser por una intervención salvadora de Pawel Kieszek. El empate tampoco servía de mucho a los blanquiverdes, que con el resto de resultados de la jornada estaban abocados en un elevado porcentaje al descenso una semana después. Pero como el cuadro califal tiró de épica la pasada campaña, a ella pareció apelar también en Reus. En el último instante surgió la figura de Aythami en un saque de esquina para hacer el 1-2. Con aquel triunfo los de Sandoval salieron al fin de las posiciones que conllevaban la pérdida de la categoría y encararon la fecha final de la temporada, ante el Sporting, en condiciones favorables para su permanencia. El desenlace todos los conocen en El Arcángel.

Dicha visita fue la más reciente, pero no la primera del Córdoba al Municipal de Reus. Una campaña antes ya se estrenó en este feudo. Lo hizo en otro momento señalado: un inicio de un nuevo ciclo tras la destitución de José Luis Oltra. Al valenciano le suplió en el banquillo Luis Carrión, que debutó al frente del equipo en Liga -días atrás logró una victoria en Copa ante el Málaga (2-0)- precisamente en tierras catalanas. El duelo terminó de la mejor manera posible. Juli abrió el tanteador al primer minuto de juego y Rodri marcó distancias en el 58. Babic metió el miedo en el cuerpo en el 83, pero la victoria fue finalmente para los califales con un resultado que un año y medio después repetirían para firmar una salvación histórica. El técnico barcelonés, por su parte, tomó las riendas como cualquier entrenador sueña y funcionó como revulsivo inmediato.

Precisamente este último encuentro fue el primero que disputaron los dos equipos, ya que hasta entonces jamás coincidieron. En la segunda vuelta del campeonato 2016-17 el Reus se estrenó en El Arcángel con su rival en situación comprometida: el Córdoba debía vencer sí o sí para aproximarse a una permanencia que se había complicado. Le costó más de lo deseado, pero lo consiguió. Rodri marcó en los últimos compases del choque y los blanquiverdes respiraron (1-0). Meses después, ya durante la pasada campaña, el cuadro rojinegro padeció el efecto de un cambio de etapa global para su rival: regresó al coliseo ribereño el día en que se conoció el acuerdo de compraventa de la entidad califal entre Carlos González y Jesús León. El equipo estaba dirigido en ese momento por Jorge Romero y se impuso por un incontestable 5-0, con un hat-trick de Sergi Guardiola y dos tantos de Aguza. El triunfo sirvió para renovar esperanzas en el cierre de 2017 y tomar oxígeno en la clasificación: los cordobesistas sólo sumaban 13 puntos -como ahora- antes de ese encuentro.

Etiquetas
stats