El nuevo mapa del fútbol: quién y dónde

La jugadoras del Pozoalbense, en imagen de archivo, celebran un gol

Un gran cambio que traerá sus consecuencias a lo largo de la presente y próxima temporada. La llegada de la pandemia ha hecho que todos los deportes cambien su forma de desarrollar su actividad tanto a nivel amateur como profesional. Tanto es así que las diferentes federaciones decidieron tiempo atrás amoldar sus propias competiciones a lo que la actualidad está pidiendo en cuanto a protocolos sanitarios se refiere. Gracias a esto, el fútbol modesto ha visto cómo la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha reconfigurado todas las categorías a nivel masculino y planea modificarlas en la sección femenina a partir del siguiente año. Por ello, los equipos cordobeses que están en estas divisiones se encuentran trabajando a marchas forzadas por conformar las plantillas más adecuadas de cara a conseguir los objetivos propuestos. De hecho, el próximo curso se antoja esencial para las aspiraciones de cada una de las entidades que compitan en esta disciplina, aunque en la segunda división femenina será una auténtica batalla campal por conseguir la permanencia.

La dura Reto Iberdrola para Córdoba Femenino y Pozoalbense

Tanto el cuadro blanquiverde como el pozoalbense tienen ante sí una dura temporada tras conocer que la RFEF tiene pensado reorganizar todas las competiciones tras la llegada de la pandemia y la posterior profesionalización de la máxima categoría en esta disciplina. De hecho, el organismo federativo ha decidido que la Reto Iberdrola pase a un único grupo de 16 equipos, esto hace que se conforme una nueva división y se configure tal y como está desarrollado en el apartado masculino -Primera RFEF (Liga Iberdrola), Segunda RFEF (Reto Iberdrola) y Tercera RFEF-. Para llegar a este suceso, la institución dirigida por Luis Rubiales ha propuesto que esta campaña se termine con un total de 18 descensos, la mitad más dos de todos los equipos que componen esta categoría. Debido a esto, el Córdoba Femenino y Pozoalbense se preparan de cara a este nuevo curso, aunque aún no han anunciado ni bajas ni altas, tan solo se ha confirmado que Ariel Montenegro será el técnico que dirija al equipo natural de Pozoblanco. Dos plantillas que, cuando terminen de confeccionarse, podrán competir en la siguiente edición de la Copa de la Reina, premio a la salvación conseguida por ambos conjuntos a lo largo del pasado año.

El reto de salir cuanto antes de la Segunda RFEF

Por otro lado, el Córdoba CF tiene la intención de recuperar la categoría perdida a lo largo de la pasada temporada. Debido a esto, la entidad blanquiverde ha empezado a confeccionar un plantel que, tras renovaciones e incorporaciones, tiene más que encaminado. El club califal ha anunciado que el técnico Germán Crespo tendrá a su disposición para el próximo curso a Edu Frías y Felipe Ramos como porteros; José Cruz, Ekaitz Jiménez, José Ruiz, Carlos Puga y Bernardo Cruz en la línea defensiva; Alejandro Viedma, Toni Arranz, Javi Flores, Luismi Redondo, Samu Delgado y Nahuel Arroyo en el centro del campo; mientras que Willy Ledesma es el único ariete en la actualidad. Para conseguir dicho objetivo, el plantel cordobés se enfrentará a partir del próximo 4 de septiembre, fecha de inicio del campeonato liguero, a San Roque de Lepe, Cádiz B, Xerez Deportivo, Antequera, Vélez Málaga, AD Ceuta, Cacereño, Coria, Mérida, Villanovense, Don Benito, Montijo, Tamaraceite, Las Palmas Atlético, Mensajero, Panadería Pulido San Mateo y San Fernando.

Mucha competitividad para los cordobeses en Tercera RFEF

Y es que la quinta categoría del fútbol español trae consigo mucha emoción después de ver cómo equipos históricos están inmersos en una situación no tan favorable. De hecho, los clubes cordobeses que componen el Grupo X - Salerm Puente Genil, Ciudad de Lucena, Pozoblanco y Córdoba B- se enfrentarán a Atlético Antoniano, Cabecense, AD Cartaya, AD Ceuta B, Conil, Genera, UD Los Barrios, Recreativo de Huelva, Rota, Sevilla C, Tomares, Utrera y Xerez CD. Una competición, cuya fecha de inicio es el próximo 4 de septiembre, con un nivel altísimo y donde los planteles de la provincia califa deberán dar un paso adelante si quieren pelear por el ascenso a Segunda RFEF. Primeramente, el Ciudad de Lucena sigue poco a poco desarrollando su planificación en un mercado veraniego un tanto difícil. La dirección deportiva lucentina ha conseguido firmar tanto a David España como a Brian Triviño para darle frescura al ataque. Con anterioridad, la entidad aracelitana firmó al portero Javi Cuenca, que en su caso sellaba su regreso. Estos tres fichajes se suman a Álvaro Pérez, Marcos Pérez y Mario Ruiz, unos jugadores con los que el club de la Subbética ha cerrado acuerdos de renovación.

Con respecto a los otros tres equipos de la provincia, el Salerm Puente Genil es el que más se ha movido en esta ventana, optando por la confianza en el plantel que consiguió pelear por el ascenso a Segunda RFEF a lo largo de la temporada pasada. De hecho, la entidad pontana tan solo ha anunciado la incorporación de Juan Jesús Cubero, mientras que Felix Chenkam, Siles, Edu Chía, Cristian Agredano, Salva Vegas, Núñez, Yona y Germán han ampliado su vinculación. Aun así, el club ha comunicado que no seguirán Manolo Cano, Álvaro García, Gato, Migue García, Iván Henares, Jorge García, Julián y Carmona, al igual que su técnico Diego Caro que se ha marchado a la capital. El técnico cordobés dirigirá durante la próxima temporada a un Córdoba B que aún no ha anunciado ni un solo fichaje de manera oficial, aunque, en cuanto a las salidas se refiere, Iván Navarro ha sido presentado como nuevo jugador del Xerez CD. Por su parte, el Pozoblanco ya ha incorporado a Tommy Montenegro, Samuel González y Christian López, mientras que le ha dado continuidad a Sillero y Mori. Un total de cinco jugadores que el nuevo técnico Antonio Jesús Cobos ya tiene a su disposición en una temporada que se antoja dura e ilusionante para todos los equipos de la provincia cordobesa en Tercera RFEF.

Etiquetas
Publicado el
5 de julio de 2021 - 05:45 h
stats