Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Córdoba Futsal Crónica
Una remontada para soñar

Marcador Real Betis Futsal - Córdoba Patrimonio de la Humanidad

0

Tres puntos de oro. De infarto y de locura. No esperábamos menos de un nuevo derbi andaluz en la mejor liga de fútbol sala del mundo. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad rindió visita al Betis en Amate, en un enfrentamiento ya clásico y que tuvo de todo. Hubo una expulsión, una decena de goles e infinidad de ocasiones. Los dos equipos dominaron el marcador y pudieron llevarse la contienda, aunque finalmente la fe y la eficiencia de los de Josan González en los últimos minutos les permitió alzarse con el triunfo para seguir en la zona notable de la clasificación.

No comenzó nada bien el partido para los blanquiverdes -en esta ocasión con indumentaria granate-, ya que apenas tardaron diez segundos en encajar el primero de la contienda, en un contragolpe local que culminó Lemine con un certero disparo desde la diagonal. Sorpresa de inicio ante una tímida puesta en escena de partido, que ya ponía el mismo cuesta arriba. Y lo cierto es que el tanto, como era de esperar, dio moral a los locales, que siguieron sumando acercamientos por medio de Lin o Raúl Jiménez.

El juego del Córdoba Patrimonio por aquel entonces se basada en las subidas de Víctor, titular desde el arranque, y que se mostró como el más vertical de los visitantes, probando a Molina en cada oportunidad que disponía. Fueron las rotaciones de Josan las que empezaron a cambiar un poco la tónica del choque, aunque el juego cordobés se mantenía muy espeso, una vez más con el meta como gran generador ofensivo, además de algún que otro acercamiento esporádico, como un mano a mano de Guilherme, cuyo disparo no pudo dirigir entre ellos tres palos.

Pero el talento estaba ahí y el crecimiento en el juego empezaba a obrar en sensaciones. De este modo, la recompensa del empate llegaría a los ocho minutos, en una buena jugada de Pulinho, que la sirvió para que Osamanmusa, con un certero disparo desde la diagonal, pusiera el 1-1. Ahora sí que cambió absolutamente la cara de los de Josan, liderados por un pívot tailandés muy incisivo y que remataba a puerta todo balón que caída en sus pies. De hecho, tuvo varias oportunidades claras para voltear el marcador.

Eso sí, no iba a ser él, aunque sí su compañero Guilherme, el que acertaba con el segundo del partido. A los diez minutos, el brasileño logró rematar a bocajarro un saque medido por Zequi, en tras el cual, el balón se quedó incluso incrustado en las mallas de la escuadra. Todo era favorable en ese momento para los califas, tanto que el Betis hizo su quinta falta en el ecuador del primer acto.

No obstante, no aprovechó ese momento el Córdoba Patrimonio, que sorprendentemente mutó hacia una versión más conservadora. Mejoraron los sevillanos en el tramo final del primer tiempo, con menos verticalidad para los visitantes, que estaban dejando que su rival se creciera de nuevo. Povea, Pedro Toro o Lin tuvieron oportunidades para volver a nivelar el partido, e incluso el peligro llegó también con la quinta falta cordobesa. Sea como sea, el 1-2 seguía brillando en el luminoso de Amate con ambos planteles desfilando hacia vestuarios.

La inercia en el juego se mantuvo tras la reanudación, ya que seguían mejor sobre el parqué los sevillanos. Ese buen hacer, al final, acabó castigando a los cordobeses, que no dejaban de recular y estaban casi sin ideas en ataque. De este modo, Pablo Otero, con algo de fortuna pues el balón impactó en Kenji durante la trayectoria, hizo el 2-2 con un disparo lejano que sorprendió a Víctor. Jarro de agua fría y que se iba a incrementar minutos después.

La falta de intensidad continuaba haciendo estragos en los cordobeses, que iban a encajar el tercero por escasez de carácter. Una contra en la que, tras repeler primero Víctor, la recogió Ivi desde la frontal para hacer el 3-2 cómodamente. El partido se rompió completamente en el ecuador del segundo acto, con muchas jugadas desordenadas pero de mucho peligro, ahora sí, en ambas áreas.

Sin embargo, los problemas seguían pesando más en la mochila de los visitantes, que cometieron un nuevo error en la salida de balón y que propició un robo y un disparo bético a puerta vacía, el cual tuvo que desviar Zequi con la mano, circunstancia tras la que vio la cartulina roja. Sufrió de lo lindo durante el periodo en superioridad el Córdoba Patrimonio, aunque supieron aguantar sólidos atrás los de Josan hasta poder recuperar ese quinto efectivo.

Y lo cierto es que ese periodo de aguante defensivo surtió efecto, ya que iban a mejorar notablemente desde entonces. Tanto que, en una extraordinaria acción en superioridad de los califas, ahora aprovechando a Víctor como generador, pero no de finalizador, ya que el meta la puso para que Pulinho empalara y volviera a igualar la contienda. Los últimos minutos ahora se iban a jugar de nuevo con más confianza en los de Josan, que querían otra vez ponerse por delante.

No había duda de ello, ya que el pontanés puso el juego de cinco a falta de algo más de cuatro minutos. Y funcionó, ya que en el primer ataque, el esférico llegó a Kenji que hizo el 3-4. Otra vez a soñar. Ahora iba a ser Bruno García el que sacara el portero-jugador, consciente de la necesidad de jugársela al ir por detrás. Pero les salió cruz y la fe se hizo notar en los de Josan, pues Pulinho la interceptó en el centro del campo y a la contra hizo un nuevo tanto para los suyos. Ahí se volvió absolutamente loco el partido, debido a que Ivi respondió en la siguiente acción para volver a reducir la diferencia, aunque Josema, en otro mal ataque de cinco del Betis, la robó y a puerta vacía firmó el 4-6. Los últimos minutos fueron de infarto, ya que los béticos acariciaron el gol en más de una jugada, pero el Córdoba Patrimonio se defendió con uñas y dientes hasta conseguir llevarse tres puntos de oro y que siguen invitando a soñar en grande.

Etiquetas
stats