La lucha no se negocia

Shimizu tira a puerta

Volver a la pista siempre es un buen indicador y más cuando la pandemia ha obligado a suspender las dos últimas jornadas por positivos en la mayoría de los equipos que componen, en este caso, la máxima categoría de fútbol sala a nivel nacional. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad retornaba al 40x20 después de superar varios infectados por la Covid-19 en su plantilla y tras disfrutar de un parón invernal. Los chicos dirigidos por Josan González se vestían de corto para disputar la primera edición del Memorial Antonio Ruiz Jurado ante un Manzanares que era una buena piedra de toque para conseguir nuevamente el ritmo competitivo. Ambos planteles se enfrentaban en busca de un buen partido y finalmente fue así.

Un encuentro que comenzó con mucho respeto por parte de los dos equipos implicados. Primeramente, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad mostró un quinteto inicial a la altura de un partido de Primera División, aunque el banquillo tenía amplia representación del equipo filial. Aun así, los chicos dirigidos por Josan González parecían más asentados en el terreno de juego e incluso Jesulito pudo probar al portero rival cuanto tan solo habían transcurrido únicamente tres minutos. Sin embargo, Antoñito inauguró el marcador de la localidad cordobesa de Doña Mencía a través de un contragolpe muy bien comandado por Cortés.

Este tanto parecía haber sentado como un auténtico jarro de agua fría a la entidad blanquiverde, aunque no fue realmente así. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad se rehízo como mejor sabe hacer e igualó el electrónico por medio de Pablo del Moral, comenzando así a dominar el encuentro de manera intensa. De hecho, Shimizu y nuevamente el futbolista mostoleño volvieron a probar al guardameta Antonio Navarro, pero el Manzanares estaba esperando su oportunidad. El cuadro manchego asestó un duro golpe al filo del descanso por medio de un Álex Velasco que volvió a adelantar a su equipo en el electrónico, llevando la contienda al paso por vestuarios con este triunfo visitante momentáneo.

Por otro lado, la segunda mitad fue totalmente distinta a la primera. Los 20 primeros minutos del encuentro fueron de un dominio irregular, siendo el choque comandado por ambos planteles, pero este periodo dejó a un Córdoba Patrimonio de la Humanidad mucho más constante. Los chicos dirigidos por Josan González le dieron la vuelta al electrónico gracias a su buen juego y a los goles de Álex Bernal y Perin. Una vez con este marcador favorable, la entidad blanquiverde trató de certificar el resultado, aunque la expulsión de Caio César y la acumulación de faltas no hacían prever un buen final, pero los califas defendieron con uñas y dientes e incluso aumentaron la renta con un buen tanto de Viana, amarrando así una victoria importante con vistas a recuperar la confianza sobre el 40x20.

Etiquetas
stats