¿Continuidad competitiva? La misión imposible del Córdoba Patrimonio

Koseky, en el duelo con el Movistar Inter.

El título de la serie, que después originara una reconocida película, bien sirve esta vez para describir la situación. Porque la continuidad competitiva, alcanzarla en realidad, es Misión imposible esta temporada para el club. Mucho más que para cualquier otra entidad, que también las hay bastante afectadas por la problemática. Básicamente, por un hecho: es el equipo con mayor número de suspensiones en lo que va de curso en Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Así es, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad ostenta el récord de encuentros aplazados. Y resulta que ninguno de los mismos aparece en la amplia lista por causa propia. Con exactitud, el cuadro califal se sitúa en la cifra de nueve choques atrasados, entre los que se incluye, claro está, el de este fin de semana con el Barça.

La estadística es demoledora sin necesidad de hacer comparación alguna con el resto de equipos de la considerada mejor liga del mundo. Más que nada porque el referido dato de nueve aplazamientos supone casi la mitad de las jornadas transcurridas, otra vez con la inclusión de la que se disputa este sábado y domingo. No en vano, de 21 encuentros ligueros previstos hasta la fecha casi una decena, como quedó dicho, no pudo disputarlos el conjunto blanquiverde como estaba marcado. En otra perspectiva, la plantilla dirigida por Josan González tuvo que resignarse a la suspensión, por otro lado lógica, del 42,9% de sus duelos. Una circunstancia ésta que genera un absoluto desbarajuste en el plan de trabajo en lo que se refiere a los tiempos de competición. Estos no existen en realidad para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, ya que en ocasiones acumula tres enfrentamientos en una semana y otras está en torno a dos sin volver a jugar.

Así, es imposible o como mínimo muy difícil mantener cierta regularidad en el ritmo. El caso es que, en efecto, todos los choques que fueron aplazados para el cuadro califal dejaron de celebrarse por condicionantes de los rivales. Ocho se suspendieron por la incidencia de Covid-19 en las plantillas adversarias y el noveno, el más reciente, por la disputa el viernes de un partido de Champions por parte del Barça. Cierto es que ya no puede afirmarse que el Córdoba Patrimonio de la Humanidad no ha sufrido positivos, ni siquiera uno, de coronavirus. Pero no lo es menos que el único contagio se detectó a tiempo para que no afectara -sucedió con Cristian Ramos-. Este matiz significa un agravante en cierto modo para el conjunto blanquiverde. Por cierto, que en la lista de equipos con más atrasos siguen al de Josan González Jaén Paraíso Interior y Viña Albali Valdepeñas con ocho cada uno y ElPozo Murcia Costa Cálida e Inter con nueve.

Pero no sólo es un incordio la situación para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad por la imposibilidad de obtener una mínima continuidad competitiva. También porque la variación constante del calendario le provoca cambios relevantes en la manera de afrontar determinados encuentros. Como ejemplo sirva la realidad vivida en las últimas semanas. El cuadro califal encadenó tres partidos de gran dificultad por el rango de los adversarios sin intercalar, como debió suceder, otros dos con rivales directos. Se midió a Jaén Paraíso Interior, Inter y ElPozo Murcia Costa Cálida -los tres habían sido antes postergados- y enlazó tres derrotas que entraban en previsión. Sin embargo, entre el primero y el segundo choque debió enfrentarse a Burela, así como tuvo que hacerlo entre el segundo y el tercero a BeSoccer UMA Antequera. Nunca se sabe, pero quizá de vencer a la escuadra gallega habría tenido otra mentalidad ante la madrileña.

Y como apunte definitivo se encuentra el dato de partidos por recuperar. Si bien no es el club que más encuentros tiene pendientes tras aplazamiento, se sitúa entre los que más han de recobrar el tiempo perdido, por decirlo de alguna forma. Son tres los que siguen en el aire para el conjunto blanquiverde y sólo uno de ellos cuenta con nueva fecha. Es precisamente el del Barça, un cuadro blaugrana al que ha de visitar el 31 de marzo. Mientras, las contiendas ante Burela y BeSoccer UMA Antequera, que son de gran importancia por tratarse de equipos que luchan por la permanencia, no tienen una ubicación posterior a la primera en el calendario. Por si fuera poco, la compresión de las jornadas de esta temporada, bajo elaboración de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), dificulta mucho la recolocación de choques atrasados. A todo esto, sólo ElPozo Murcia Costa Cálida, con cinco por disputar, le supera en cuanto a duelos por jugar tras ser postergados -tras este fin de semana-.

Etiquetas
Publicado el
20 de febrero de 2021 - 05:30 h
stats