El filial blanquiverde cambia de aspecto y de metas

Carrión, en el primer entrenamiento del Córdoba B. | RAFA ÁVALOS
El filial, sin Bijimine, inició este lunes el trabajo de cara a la temporada de su regreso a Tercera | La llegada de Rafa Clavero como segundo técnico es la novedad más significativa

Comienza una etapa totalmente distinta. Después de dos temporadas en Segunda B, el Córdoba B encara la próxima como equipo de Tercera. El filial blanquiverde regresa a esa categoría tras un descenso que trató de evitar, sin buen resultado, hasta el final. Y lo hace con una profunda remodelación, casi como la que atravesara la campaña pasada y tanto como la vive en la actualidad el club. Así las cosas, cuando el equipo echó a rodar este lunes apenas unos cuantos jugadores conocían de antes al técnico, un Luis Miguel Carrión que también cuenta con acompañantes diferentes a los que tuviera meses atrás. Entre las novedades, que no son pocas, se encuentra la del segundo entrenador, un mítico futbolista que lo fuera del cuadro califal: Rafa Clavero. El que fuera uno de los protagonistas del ascenso en Cartagena allá el 30 de junio de 1999 será el encargado de apoyar el trabajo del catalán al frente de una escuadra en la que sólo seguirán cuatro jugadores del curso 2014-15: Pedro Santos, Sebas, Quiles y Bijimine. Aunque la situación del franco congoleño no está del todo clara y de hecho se ausentó del inicio de la pretemporada del segundo cuadro cordobesista.

El primer entrenamiento de preparación de la próxima temporada del filial fue casi más un acto de conocimiento entre los distintos componentes del equipo, que todavía está en formación. Un conjunto al que se unieron ya cinco jugadores procedentes de otros. Ése es el número de fichajes que realizó el Córdoba para su segunda escuadra, si bien sólo tres aparecieron en el estreno en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez: Alejandro Roser -procedente del Huracán Valencia-, Esteve Monterde -del Badalona- y Javier Galán Rooney -del Badajoz-. Por su parte, Abel Moreno, que llegó del Sevilla C, se encuentra concentrado con el primer equipo en Campoamor -al igual que Sillero y Fran Serrano- y Mohamed Traoré, que perteneció al Elche Ilicitano, forma parte de la selección sub 23 de Mali, que el sábado disputará un duelo de eliminatorias para la Copa África ante Gabón. Éstas fueron sólo algunas de las muchas caras nuevas que tuvieron que conocer el resto de compañeros de un Córdoba B reforzado con varios futbolistas que la anterior campaña actuaron con el cuadro juvenil, casos como Vera, Sergio García o Sergio Domínguez. Sea como fuere, muchos jugaron con el filial -estos tres en concreto lo hicieron- en el ejercicio 2014-15.

Además de los futbolistas con los que cuenta ya en nómina, Luis Carrión somete a prueba estos primeros días de trabajo -que continuarán en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez hasta el viernes a las 19:00 y el sábado a las 9:00- a otros. Algunos seguirán, otros tendrán que buscarse un destino alejado de un equipo que tendrá al mismo entrenador de la pasada campaña, pero también caras nuevas en el cuerpo técnico. El catalán estará acompañado por uno de los nombres inolvidables dentro de la historia reciente del Córdoba: Rafa Clavero. El que fuera uno de los protagonistas del ascenso del conjunto blanquiverde en Cartagena el 30 de junio de 1999 regresa a El Arcángel. No lo pudo hacer como jugador, pero no tiene la oportunidad de hacerlo en el banquillo apenas algo más de un año después de colgar las botas -lo hizo con el Lucena-. Será uno de los puntos de apoyo de Carrión, que volverá a tener a Sebas Moyano para adiestrar a los porteros y que esta vez contará con Cristóbal Fuentes como preparador físico. Ellos componen y compondrán un cuerpo técnico que intentará llevar al mejor puerto posible un proyecto con renovación también en alicientes e ilusión.

Tras su paso por Segunda B, el filial regresa a Tercera con la intención principal de preparar futbolistas que puedan en algún momento servir de refuerzo al primer equipo. Pero también con la idea de acabar con la mejor clasificación posible en Grupo X en el que volverá a coincidir con el Lucena -los dos conjuntos descendieron de la mano en la 2014-15- y se encontrará con rivales como el Écija, el San Fernando o el Sanluqueño. Quizá no sea su principal objetivo -desde el club no se marcó de manera pública-, pero el ánimo de alcanzar el play off de ascenso está en el ambiente. Será difícil, desde luego, pero de cara a un proyecto tan ambicioso en ámbito de cantera, nada mejor que un reto a su altura para el primero de sus equipos. Porque el filial es la punta de lanza de unas categorías inferiores que el club está dispuesto a reforzar de forma clara a partir de este curso. Al final, los resultados marcarán la realidad de un Córdoba B que está de nuevo en marcha.

Etiquetas
stats