Córdoba United, pioneros en eSports

Los dos cordobeses que disputarán el campeonato | CRISTIAN LÓPEZ

Estadios llenos hasta la bandera. Multitudinarias retransmisiones online. Espectáculos de luces y música. Los juegos electrónicos o eSports se están convirtiendo en el fenómeno deportivo del momento. Una industria adolescente, y no solo por la edad de sus protagonistas, sino que la misma competición apenas alcanza los veinte años de existencia. Esta revolucionaria manera de entender el deporte está captando seguidores a pasos de gigante. Una tendencia orquestada en torno a las competiciones profesionales de videojuegos, que actualmente vive su proceso de consolidación en países como Corea del Sur, Estados Unidos, Suecia o Alemania, y que poco a poco se está abriendo un amplio camino en España.

“Hasta hace unos años los eSports eran un simple ocio, en el que te reunías con otras personas aficionadas a los videojuegos. Entonces las propias compañías empezaron a interesarse en esos movimientos de la gente, y comenzaron a organizar los primeros torneos a nivel amateur”, afirma Jorge Romera, uno de los capitanes y fundadores del Córdoba United. Un pequeño club (a día de hoy aún se encuentra en proceso de búsqueda de nuevos jugadores) formado íntegramente por completo por cordobeses, y que partir de enero tratará de hacerse un hueco en la Virtual Football Organization (VFO) de FIFA 17. Asimismo, una de sus grandes novedades ha sido la del fichaje del cordobés Sucodani, subcampeón de España de FIFA 2015.

Esta modalidad se ha disparado hasta la enésima potencia de sus posibilidades con videojuegos como League of Legends, Dota 2, Call of Duty: Black Ops III o Counter Strike:Global Offensive. Sin embargo, a partir del próximo año, esta organización, bajo el amparo de clubes como la Real Sociedad, el Sevilla, el Sporting de Gijón, el Valencia, el Villarreal o el Zaragoza (todos participarán), llevará a cabo una liga especial en la que, además de los clubes deportivos tradicionales, también tendrán cabida clubes patrocinados por marcas, siendo Phillips uno de los primeros ejemplos, y equipos no profesionales, como es el caso de la entidad pionera en Córdoba.

“Nosotros jugábamos en otros equipos (uno de ellos el Badajoz, aunque el proyecto no terminó de salir adelante), y entre Damián –el segundo capitán− y yo decidimos montar un club nosotros. De momento somos trece jugadores más el entrenador. Y todos de aquí. Somos como el Bilbao, pero de Córdoba”, explica Jorge.

La competición fue presentada por VFO en los Barcelona Games World a mediados de Octubre, con el objetivo de profesionalizar un torneo que ya existía. “Un hecho muy importante fue la aparición del Valencia en el ámbito de los videojuegos”, matiza Damián Caparrós.

En enero tendrá lugar el sorteo de los diferentes grupos de competición, que irán presumiblemente de Primera hasta Tercera, teniendo preferencia los equipos de fútbol profesionales y los propios clubes más prestigiosos de eSports. Además, en estas fechas también tendrá lugar la confirmación de los respectivos calendarios, momento en el que los cordobeses sabrán los componentes de su grupo a nivel nacional. “Intuyo que la conformación de los grupos irá según están compuestas las propias divisiones de verdad, es decir, los clubes de Primera en el mejor grupo y así sucesivamente. Y de Segunda B hacía abajo ya se irán repartiendo los equipos menos profesionales, imagino que según criterios regionales”, argumenta Jorge.

La ambición de estos jóvenes no tiene límites, pues, además de dedicarse a lo que más les gusta, han visto en los eSports un buen modelo de negocio. “Si se te da bien puedes vivir de esto sin problemas”. La ecuación es clara. Si sumamos el talento individual, el éxito colectivo y a la publicidad las cuentas salen de sobra. Y las cifras actuales así lo establecen. Según el periódico Cinco Días, dichas plataformas ya mueven más de 18.000 millones de euros en todo el mundo. Además, los mundiales de 2016 de League of Legends, probablemente el juego más popular en esta disciplina, albergaron más de 370 millones de horas de reproducción a través de 23 emisiones en 18 idiomas diferentes, tal y como refleja una infografía de la compañía Riot Games. Y no solo eso, pues el momento cumbre se produjo en la final, donde llegaron a coincidir de manera simultánea 14,7 millones de usuarios, una cifra de récord absoluto.

“A nivel nacional, lo mínimo que suele cobrar un profesional en el Lol (League of Legends) son 600 euros al mes, y eso sin contar publicidad y demás”, afirman desde el Córdoba United. Asimismo, existen casos excepcionales como los de xPeke y Ocelote, los dos jugadores españoles más famosos, cuyos ingresos son mucho mayores. De hecho, el segundo llegó a afirmar en ABC que sus ganancias rondaron los 600.000 euros anuales en 2014, sumando el sueldo que le paga su equipo, los contratos de publicidad, los premios, la retransmisión de sus partidas a través de internet y el merchandising.

https://youtu.be/6pSGvhkdRcg

“Nosotros trabajamos en una plataforma de voz IP, y a partir de ahí ya nos conectamos al propio videojuego. Y ahora lo que toca es entrenar y entrenar”, afirman los protagonistas. La metodología es prácticamente la misma que la de un club de fútbol real. Cada jugador tiene una posición sobre el campo, y entre todos deben llevar a cabo la estrategia marcada por el entrenador.

Los niños que antaño disfrutaban de los videojuegos como hobby ya se han hecho adultos y buscan profesionalizarse. Un camino parecido al que vivió el fútbol hace años, cuando pasó de ser un deporte amateur a uno de los mayores espectáculos del mundo con el interés de las grandes multinacionales y los millones de espectadores. Los usuarios ya los tienen y empresas como Asus, Ozone, Corsair o Intel han llegado para afianzarlo del todo. En Córdoba, un grupo de jóvenes han cogido el mando y son pioneros de la provincia. El futuro parece favorable.

Etiquetas
stats