Este Córdoba es la resistencia

Córdoba Futsal-Real Betis en Vista Alegre | ÁLEX GALLEGOS

Es posible que Betis tenga algunos jugadores de calidad de superior y más oficio. Es seguro que el equipo heliopolitano cuenta con el respaldo de un club histórico, con todo lo que eso conlleva. Si el Córdoba CF Futsal buscara motivos para montar un arsenal de excusas encontraría un buen puñado y, además, ciertamente convincentes. Los días previos al derbi andaluz fueron una tortura: el club conoció que se que ha quedado sin una subvención -más de treinta mil euros, poca broma- con la que contaba por la actitud negligente del IMDECO. Sus principales representantes no estuvieron esta vez en el palco. No tocaba. Sus partidos perdidos en los despachos repercuten de manera directa en el trabajo de los pocos clubes cordobeses que tratan de competir con decoro en competiciones nacionales. Algunos solo sobreviven -una actitud respetable-, pero otros se lanzan de cabeza contra los obstáculos pensando que los van a derribar. Quizá lo logren o quizá no, pero esa historia emociona.

El Córdoba CF Futsal sigue peleando para disputar el play off de ascenso a la máxima categoría del fútbol sala nacional. Lo hace dando todo lo que tiene en el único sitio en el que puede hacerlo: la cancha. Y lo que siembra en el parqué lo recoge en la grada. Más de 2.500 almas se congregaron en el Palacio de Deportes Vista Alegre, que está encontrando en el equipo blanquiverde un motivo de orgullo. “Estos jugadores sí sienten los colores”, cantaban los hinchas de Brigadas Blanquiverdes desde uno de los fondos una vez que los árbitros pitaron el final. Los últimos segundos del partido fueron de un calado emocional formidable. El Córdoba, con portero-jugador, atosigaba a un Betis atrincherado que se defendía como buenamente podía mientras todo el pabellón alentaba de un modo conmovedor. Pudo llegar el empate. Los bufidos de alivio de los béticos -segundos en la tabla, candidatos con fundamento al ascenso directo- eran el mejor reflejo del poder del Córdoba. Tienen algo que vale más que cualquier otra cosa: una capacidad de resistencia a la derrota que da miedo a los rivales. Son capaces de superar situaciones ante las que cualquiera bajaría los brazos y se dejaría llevar. Los de Maca no se rinden. Hacen lo que dicen. Los seguidores del Betis -una hinchada de las más pasionales que existen- reconocieron con aplausos y respeto la valentía del Córdoba. Hubo partido.

El encuentro respondió a lo que se esperaba. Tal y como andan las cosas en la clasificación podría considerarse como un ensayo para los play offs. Y el Córdoba Futsal confirmó que es capaz de desenvolverse con solvencia en ese tipo de ambientes de exigencia extrema. El Betis se adelantó pronto en una acción a balón parado. La estrategia fue lo que rompió a los cordobesistas, que encajaron los tantos de ese modo. Su derroche físico resultó impresionante, pero al final insuficiente para dar la vuelta al marcador en un choque en el que siempre fueron a remolque.

Jesús Rodríguez y Keko, en los dos primeros minutos de juego, hicieron intervenir a un inspirado Mario Almagro. Pero el que rompió la barraca fue el Betis con un trallazo de Elías a los cuatro minutos. Los sevillanos coleccionaron ocasiones, pero el meta Nono estuvo imperial. El luqueño realizó paradas de todo tipo: por arriba y por abajo, con las manos, con las piernas y con el pecho. Fue un muro hasta que en el tramo final del primer tiempo, Keko hizo el 0-2. Antes, los anfitriones pudieron haber firmado el empate con ocasiones de Cristóbal y, sobre todo, de Koseky.

Tras el intermedio, el prieguense logró su propósito después de insistir con un 1-2 que llevó el delirio a Vista Alegre. El Betis lo pasó mal ante un Córdoba que se lanzó con descaro y aumentó la presión, logrando robos de balón y situaciones de riesgo en la meta bética. Sin embargo, los visitantes lograron abrir hueco de nuevo con un 1-3 que golpeó la moral a los de Maca, que encajaron un 1-4 que agrandaba la herida. Quien pensara que aquello había terminado se equivocaba. El Córdoba no se vino abajo y espoleado por el público marcó dos goles que pusieron un 3-4 en el electrónico. Keko y Jesús Rodríguez, a falta de 58 segundos, elevaron la temperatura en el Palacio de Deportes. Los gritos de “¡sí, se puede!” retumbaban mientras el Betis capeaba el temporal. Pero el empate no llegó.

El Córdoba, que sigue dependiendo de sí mismo, tiene el próximo sábado otro compromiso en Vista Alegre. Llegará el Pescados Rubén Burela, líder de la categoría, que lucha por la única plaza de ascenso directo con el Betis. Pero eso será otra historia.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF FUTSAL, 3: Nono, Juanra, Jesús Rodríguez, Keko y Koseky (cinco inicial). También jugaron Catiti, Manu Leal, Lolo Jarque, David Leal, Cristóbal y Pakito.

REAL BETIS FUTSAL, 4: Mario Almagro, Eric, Rubén Cornejo, Borja González y Víctor Arévalo (cinco inicial). También jugaron Burrito, Elías, Víctor López, Bellvert, Keko e Ivi.

ÁRBITROS: Menéndez Nistal y Vilas López (Comité Gallego). Mostraron cartulina amarilla a los blanquiverdes Cristian, Lolo Jarque, Manu Leal, Jesús Rodríguez y David Leal.

GOLES: 0-1 Elías (4’). 0-2 Keko (16’). 1-2 Koseky (26’). 1-3 Víctor Arévalo (29’). 1-4 Keko (34’). 2-4 Keko (35’). 3-4 Jesús Rodríguez (39’).

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la 26ª jornada liguera de 2ª División disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 2.500 espectadores. Antes de comenzar el encuentro, Manuel Ruiz 'Queco' recibió el premio Espejo para el Cordobesismo.

Etiquetas
stats