Un Córdoba Patrimonio cada vez más internacional

Córdoba Patrimonio de la Humanidad - Industrias Santa Coloma (2-2) en Vista Alegre | ÁLEX GALLEGOS

Érase una vez un Córdoba Futsal plagado de cordobeses. Incluso plantillas donde ninguno de sus componentes había nacido fuera de la provincia, incluyendo al entrenador. Eran épocas donde era sostenible que el gran talento del fútbol sala cordobés, iniciado en los colegios y prosiguiendo en los clubes federados, copara todas las plazas de una primera plantilla de un equipo de Córdoba. Con el asentamiento momentáneo del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en la élite del fútbol sala español, la globalización del proyecto del Córdoba es una realidad y fruto de ello son las dos últimas incorporaciones del club de José García Román para la plantilla: los brasileños Caio César y Lucas Perin.

Todo hay que decir que, desde la primera andadura del equipo blanquiverde en Segunda División, ya hubo un extranjero en aquella plantilla de la 2017-18. Se trataba de Thiago Marques, pívot brasileño que tuvo un papel algo residual en la casi clasificación del equipo en esa campaña y que solo estuvo una temporada en la entidad cordobesa. El éxito, por otro lado, llegaría el curso siguiente, con todos los componentes de la primera plantilla nacidos en la provincia. Pueblos como Cabra, Luque, Priego de Córdoba o Navas del Selpillar (Lucena) estaban representados en el escudo del Córdoba Futsal. Eso sí, el ascenso del equipo de la capital llevó a cotas muy altas el valor del futbolista cordobés, en muchos casos asentado en la élite pero carente de una escuadra puntera en la ciudad. Y el Córdoba Patrimonio de la Humanidad está encantado de representar ese papel.

Tras la promoción a Primera, García Román fue consciente de que era necesario fichar de fuera de la provincia para poder mantener el proyecto y, con ello, el segundo extranjero de la historia del club: Daniel Giasson. El cierre italo-brasileño solo estuvo una temporada en el club y puso rumbo al Burela FS. En invierno de 2020, poco antes de la suspensión de la competición, llegó Shimizu Kazuya. El pívot japonés fichó por los blanquiverdes avalado por su gran proyección en el panorama internacional en el filial de ElPozo Murcia y no desentonó en los pocos partidos que pudo disputar a las órdenes de Maca. Su buen desempeño y la ausencia de una referencia ofensiva hicieron quedarse al japonés que, hasta ahora, era el único extranjero de la plantilla.

Así, recientemente se han confirmado en apenas una semana las incorporaciones de otros dos foráneos más a la disciplina califa, los mencionados Caio César y Lucas Perin, calificados como oportunidades de mercado y procedentes de la liga brasileña. A falta de conocer quién causará baja para dar espacio a dichos futbolistas, la globalización en el Córdoba Patrimonio es una realidad con un fin claro como el agua: asentarse en la élite para que lo suculento del proyecto sea aún más atractivo para posibles fichajes y así reiniciar el bucle. Los ciclos van y vienen y el Córdoba Futsal quiere empezar uno para que siga sonando su nombre en los pabellones de Primera División.

Etiquetas
stats