Éste es el Córdoba que le queda a Albert Ferrer

Fede Vico celebra un gol ante el Huesca con un sombrero cordobés | MADERO CUBERO
Fede Vico, cedido por el Anderlecht, pone el único acento local en Primera | Con Ghilas en punta, el catalán manejará un grupo de 26

Se repitió un clásico cordobesista de los últimos tiempos. Los fichajes al filo del plazo ofrecieron a la afición un "bonus" de emoción tras el partido del fin de semana. Tal y como se podía prever, las horas crespusculares del mercado resultaron intensas para el Córdoba CF, que añadió dos piezas a su plantilla a pesar de que "Chapi" Ferrer aseguró que no era "la intención" del club realizar contrataciones de última hora y de que el presidente, Carlos González, diera la plantilla por cerrada. El fútbol es así. Nadie podrá culpar a nadie en este negocio en el que la mentira se acepta como una estrategia válida y legítima. Que se lo cuenten a Fede Vico, que llegó a declarar al digital Cordobadeporte.com que su retorno al Córdoba estaba descartado y que el Betis no se interesó nunca por él. Horas después, la web oficial blanquiverde oficializaba el retorno del punta criado en la cantera en calidad de cedido por el Anderlecht. Así suceden las cosas.

Fede Vico, el goleador más joven en la historia del Córdoba (17 años, ante el Xerez, en marzo de 2012), fichó en verano del 2013 con el Anderlecht por 1'5 millones de euros y cinco temporadas, pero no logró jugar ni un solo partido oficial con la formación belga. Acabó cedido en el Oostende, donde anotó un gol en diez partidos disputados. Fede pondrá el acento cordobés en una plantilla que perdió a todos los referentes locales después del ascenso. Dos chicos que fueron ídolos juveniles como los hermanos Bernardo y Fran salieron a préstamo para el próximo ejercicio liguero: Racing de Santander y Alcorcón fueron sus destinos. Tras Vico llegó un delantero puro más, una posición que venía reclamando con urgencia un recambio o un refuerzo. Será, de momento, lo segundo. El argelino Nabil Ghilas deja el Oporto para recalar en El Arcángel, donde prestará servicios hasta el 30 de junio de 2015. El potente delantero centro, al que le tocará pelear por una plaza con el japonés Mike Havenaar y el controvertido Xisco Jiménez, no tiene en su contrato de cesión ninguna cláusula que dé opción de compra al Córdoba. Tampoco Fede Vico. Con la llegada de ambos, el plantel que maneja "Chapi" Ferrer asciende hasta los 26 profesionales.

El Córdoba ha batido todos los récords de fichajes en la categoría al incorporar finalmente a 16 futbolistas, nueve de ellos bajo la modalidad de cesión y todos a gasto cero: el resto llegaron con la carta de libertad en la mano. Además de la española, habrá representación de ocho nacionalidades diferentes en el Córdoba más multiracial de todos los tiempos: Argentina, Uruguay, Brasil, Serbia, Camerún, Argelia, Italia y Japón tienen jugadores en El Arcángel. Se echará de menos el toque mexicano de Uli Dávila, el héroe del ascenso en Las Palmas, que retornó al Chelsea tras su cesión y que ayer, a última hora, formalizó su llegada al CD Tenerife, de Segunda División.

Finalmente, el Córdoba dispone de los porteros Juan Carlos y Saizar, los defensas Pantic (Villarreal), Crespo (Bolonia), Iago Bouzón, Íñigo López (Paok de Salónica), Deivid (Las Palmas), Gunino (Unión Fénix), Pinillos y Campabadal; los centrocampistas Ekeng (Lausanna), Luso, Fausto Rossi (Juventus), Fede Cartabia (Valencia), José Carlos (Rayo Vallecano), Fidel (Elche), Borja (Real Madrid Castilla), López Silva, Carlos Caballero, Fede Vico (Anderlecht), López Garai (Sporting de Gijón), Abel y Ryder Matos (Fiorentina), y los delanteros Xisco, Mike Havenaar (Vitesse) y Nabil Ghilas (Oporto). Veintiséis componentes para un grupo en el que Pinillos y Campabadal tienen ficha con el filial, al igual que el tercer portero, Jon Villanueva, que fue fichado desde el Amorebieta. El área técnica del Córdoba, con el secretario técnico Pedro Cordero al mando junto a Cándido Cardoso, asesor deportivo de confianza, ha dejado los deberes hechos. Hasta que llegue el invierno. Ahí será otra historia.

Etiquetas
stats