La continuidad imposible

Raúl Cámara, en el duelo con el Cartagena | LOF

Cierto es que diversos factores aparecen como condicionantes. Las lesiones, motivos de índole personal o la convocatoria con una selección nacional son las razones que por ahora afectan. Aunque también existen no pocas decisiones técnicas. El caso es que la continuidad en el Córdoba es imposible, o eso parece al menos, en lo que va de temporada. Principal es el dato acerca del once: el conjunto blanquiverde no repite aun después de nueve jornadas. Siempre se producen modificaciones y el único que se mantiene es Isaac Becerra. El apunte es clarificador acerca de una situación que, por otro lado, conlleva también que algunos futbolistas lleguen a intervenir en posiciones distintas a las suyas.

En efecto, el Córdoba presenta por ahora tantas alineaciones como partidos jugados. No logra un equipo tipo. Más bien ocurre todo lo contrario. Hasta el punto de que todos los futbolistas cuentan ya con minutos a excepción de Sebastián Castro. El de Costa Rica no consigue una oportunidad que sí ha tenido ya con el filial -cabe recordar que tiene ficha con el B-. Por supuesto, las circunstancias mandan en muchas ocasiones. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana el entrenador, Enrique Martín, acumuló hasta cuatro bajas. Sin embargo, muchas permutas tienen el sello del preparador, que quiso buscar en cada momento lo que creyó más conveniente para los blanquiverdes.

De esta forma, sólo Isaac Becerra permanece inamovible en el once califal desde el comienzo del campeonato. Por el contrario, son constantes los cambios en defensa. El eje central es una zona en la que resulta altamente improbable gozar de regularidad, ya que el técnico realiza movimiento de fichas casi un partido sí y al siguiente también. Fidel Escobar es el único que parece tener asegurado su puesto siempre que no esté con la selección de Panamá. En esta parcela gana enteros Djetei, que desde su debut ante el Cádiz B no ha salido del equipo. Sea como fuere, todos los efectivos con que cuenta el técnico en esta demarcación han tenido participación. Curiosa es cuando menos, en este sentido, la situación de Ángel Moreno: de titular indiscutible a no jugar durante varias jornadas -hasta ahora-.

Pero las permutas continuadas no son lo único llamativo en la línea de retaguardia. Lo es también el hecho de que el Córdoba haya actuado ya con dos hombres distintos en el lateral derecho y hasta tres en el izquierdo. Una circunstancia ésta que provoca que dos futbolistas hayan ejercido un papel sobre el campo que no es el suyo, por mucho que lo hicieran antes en sus carreras o que tengan cualidades para intervenir de tal forma. A banda cambiada se le ha visto participar por ejemplo a Raúl Cámara, que en Algeciras sufrió en demasía. El otro jugador que ha ocupado ese flanco atrás es Víctor Ruiz, que gozó de la titularidad el domingo en Cartagena.

Los cambios de lugar natural no se dieron únicamente en defensa pues también se produjo antes uno en la medular. En Yecla, Enrique Martín sorprendió con su decisión de ubicar a Chus Herrero como pivote defensivo. La prueba no salió muy bien pues incluso el aragonés tuvo que ser sustituido en la segunda parte. El centro del campo se ha visto afectado menos pero no ha dejado de estarlo por las variaciones. Sobre todo después de que el preparador califal optara por elegir un sistema distinto al que inicialmente había ideado. Del 5-3-2, con los laterales como carrileros, el Córdoba ha pasado a un 4-2-3-1. Ahí perdió protagonismo de entrada Imanol García y lo ganó en cierto modo José Antonio González. El nuevo esquema hizo además que Xavi Molina tuviera el rol por el que en un principio se le firmó después de haber disputado sus primeros partidos con la blanquiverde en la zaga.

Etiquetas
stats