Mientras, el consejo del Córdoba CF SAD solicita la inscripción ante la RFEF

Carlos González, en la junta general del Córdoba CF SAD de enero | MADERO CUBERO

El escenario varía casi a cada hora -es una exageración pero resulta cierta la situación de constante cambio-. Todos actúan dentro de lo que parece un tablero de ajedrez en una partida cuyo trasfondo es la continuidad del Córdoba -sin aditivos- en competición oficial. O más bien, de todos sus equipos en los campeonatos que les corresponden, como el primero en Segunda B. Una presencia en la división de bronce que está en el aire, dadas las circunstancias actuales. Unión Futbolística Cordobesa (UFC) confía en la aprobación de su solicitud, fundamentada en los autos judiciales -aún sin firmeza jurídica- sobre la compraventa de la unidad productiva del Córdoba CF SAD. Pero hay una vía alternativa abierta desde hace algunas semanas: el traspaso accionarial de la sociedad original. La posibilidad de acuerdo definitivo se encuentra en punto muerto hasta, en teoría, el domingo. De ahí que, en pleno compás de espera, el consejo de administración de la entidad matriz decida mover ficha por su parte. Así es mediante la solicitud de inclusión de los conjuntos blanquiverdes ante la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

A modo de contexto, cabe recordar que UFC realizó petición de inscripción en el ente presidido por Luis Rubiales -actualmente de una junta gestora hasta elecciones- hace una semana y media. Sus responsables mantienen la seguridad en que el proyecto va a ser aceptado en Las Rozas, pese a lo que mantiene una negociación por la SAD con Azaveco -mercantil de Carlos González- y con Bitton Sport -empresa de Luis Oliver y Joaquín Zulategui-. Lo cierto es que existe un acuerdo pero no decisión final, la cual en principio se va a producir el domingo: entonces hay una nueva, y a priori última, conversación entre las partes. Al tiempo, el plazo otorgado por la RFEF para adherir a los equipos en competiciones oficiales de carácter estatal concluye el lunes. Hecho el informe de situación toca añadir otro movimiento.

Precisamente es el anticipado al inicio. Se trata de la solicitud por parte del consejo de administración del Córdoba CF SAD, presidido por Carlos González y validado ya en el Registro Mercantil pero sin poder ejecutivo -por el proceso concursal abierto-, de la inscripción de la sociedad en la RFEF. La actuación ha tenido lugar mediante escrito por carta certificada a la Federación, tal y como ha adelantado ABC Córdoba y ha confirmado CORDÓPOLIS con acceso al documento en cuestión. Esta vía no es la correcta pero la ha elegido el órgano conformado por representantes de Azaveco y de Minoritarios CCF al no tener opción de entrada en el programa Fénix -la plataforma puesta en funcionamiento para el registro de los equipos-. La fórmula, curiosamente, es la misma por la que en su día optó UFC -en su caso por correo electrónico-. Así, lo que pretende Carlos González es que la institución nacional no considere como una renuncia del club a su plaza la imposibilidad de efectuar el pertinente trámite.

También en el escrito, entre otros temas, el consejo de la SAD -compuesto en la junta general extraordinaria de accionistas del 15 de enero- explica que su administración judicial -vigente hasta el 10 de septiembre- negó en varias ocasiones la petición de la inscripción hecha por su parte. Un motivo éste por el que, según ha añadido ABC en su edición digital de este sábado, Azaveco ha reclamado al Juzgado de lo Mercantil número 1 que el administrador concursal, Francisco Estepa, inscriba a la sociedad en la RFEF como medida cautelar. Esta doble acción se suma, por si alguien lo olvidó, a la que ya llevó a cabo el órgano presidido por Carlos González a este último letrado con instancia a que participara en reunión del mismo y a que registrara la entidad en la Federación, algo que fue rehusado. No en vano, Estepa entiende que la vía lógica es la de UFC tras la venta de la unidad productiva, que él mismo solicitó y cuyo contrato rubricó. El abogado mantuvo un encuentro con el ente deportivo días atrás, sin que haya trascendido lo ocurrido en éste.

Y un tercer movimiento ha realizado también Carlos González, como lo es el registro del consejo de administración que preside en el Consejo Superior de Deportes (CSD). De esta forma, el tinerfeño procura que el máximo organismo nacional en materia deportiva tenga presente la composición del órgano rector de la SAD, así sea a través de documentos como los oficiales del Registro Mercantil. Por otro lado, Minoritarios CCF ha acometido su propia acción al requerir al Juzgado de Instrucción número 5, que es el encargado de llevar el proceso penal en torno a la sociedad original, una autorización judicial -a modo de nuevo de medida cautelar- para la inscripción del club matriz en la RFEF. Según versión de la asociación pequeños accionistas, la intención es asegurar que la temporada 2020-21 haya un equipo de blanco y verde en la ciudad.

Etiquetas
stats