Los que te cogen por banda

Jaime Romero, en el duelo con el Extremadura | ÁLEX GALLEGOS

Los tres puntos son, sin el más mínimo género de duda, lo más importante. Pero no lo único significativo. El duelo del pasado sábado ante el Extremadura deja un puñado de apuntes positivos para el Córdoba. Se dan a nivel colectivo y en el plano individual, lo cual va en beneficio de lo primero y, por tanto, del equipo. Entre las notas agradables se encuentra la progresión, tan deseada como esperada, de varios jugadores. Dos son los encargados de encauzar el caudal ofensivo de los califales por los flancos. Se trata de Jaime Romero y Miguel de las Cuevas, que empiezan a dar muestra clara de la calidad que se les presupone. El primero lo hace desde hace unas jornadas, pero ante los pacenses da un paso más al frente. El segundo está cada vez más próximo a su nivel, algo que permitiera intuir ya en Elche -en Copa- y que definitivamente confirma tras su actuación en el choque con los azulgranas.

Son los que te cogen por banda. Aunque no en el caso de Miguel de las Cuevas su juego sea más por el interior. En el caso de Jaime Romero sí que sucede de manera literal, pues el manchego genera una y otra vez opciones para los blanquiverdes en el perfil diestro. El suyo es, probablemente, el caso más llamativo del avance del equipo que dirige José Ramón Sandoval. Más que nada porque está muy por encima de su rendimiento de la anterior campaña, en la que decepcionó durante la primera vuelta del curso y acabó como cedido al Lugo para la segunda. Por él hizo una gran apuesta el club, que aún debe abonar al Osasuna los 500.000 euros que supuso su fichaje, y sin embargo no respondió como se aguardaba en El Arcángel. Pero aquello pertenece ya al pasado, tal y como el propio futbolista demuestra sobre el campo.

Esta temporada la arrancó en un discreto segundo plano. Principalmente debido a una lesión que sufrió en el período estival, hecho que le dejó fuera de juego a lo largo de algunas jornadas tras disputar minutos como suplente en las dos primeras. Fue en el primer encuentro de Copa ante el Nàstic cuando gozó de su primera oportunidad de ser titular. Y no la desaprovechó, ese día destacó, lo que hizo posible que ya siempre estuviera en el once de Sandoval. Se aferró al puesto y poco a poco aportó más sobre el verde -a excepción de Granada, donde apenas tocó balón-. Su salto definitivo lo dio el sábado ante el Extremadura, rival ante el que lo intentó siempre que pudo y en el que por momentos se echó el equipo a las espaldas. Al final obtuvo la recompensa del gol, asistido por otro hombre en línea ascendente: Jovanovic.

Pero el trabajo de Jaime Romero no sólo tiene importancia a nivel ofensivo, también en el aspecto defensivo. Ayuda y refuerza la labor de Fernández en el lateral derecho. El cordobés también va a más, como Javi Galán. Al extremeño le beneficia además la irrupción de Miguel de las Cuevas en la banda izquierda. Este último es precisamente el otro gran protagonista del crecimiento del cuadro califal en ataque. El alicantino es más de ir hacia parcelas interiores del campo, por lo que provoca que su compañero de flanco pueda intervenir con más comodidad arriba. Además, apoya a la hora de los repliegues, lo que también se nota en la mejoría defensiva del de Badajoz. Lo cierto es que el centrocampista se convierte poco a poco en ese futbolista con peso específico que buscaba el Córdoba con su fichaje.

Fue en Elche donde De las Cuevas lanzó un primer aviso acerca de lo que estaba por venir, que todavía ha de ser mucho más, eso sí. Entonces, en el segundo duelo de Copa, fue uno de los futbolistas más destacados y además vio puerta. En Gijón siguió a lo suyo y mantuvo la línea, si bien perdió presencia en una segunda parte en general muy discreta. Con todo, su estallido se produjo ante el Extremadura, en un partido en el que no cejó en su empeño de dar verticalidad y dinamismo al cuadro califal -con la ayuda de otros como Javi Lara o Álvaro Aguado- y en el que regaló un gol marca de la casa. Su diana fue de ésas que quedan grabadas en las retinas de los aficionados y de los espectadores en global y sirvió para adelantar a un Córdoba que lentamente pero de forma precisa comienza a ajustar todas las piezas. Por cierto, que los tantos de Jaime Romero y De las Cuevas significaron los estrenos anotadores con la elástica blanquiverde en Liga. Son los que te cogen por banda.

Etiquetas
stats