Clara Cáceres, de Córdoba al cielo

Clara Cáceres, en un partido entre el Maristas y el Adeba | ÁLEX GALLEGOS

El verano del 18 lo recordará Clara Cáceres como aquel en el que dio el gran salto en el baloncesto. La cordobesa, una de las piezas clave en los éxitos del Deza Maristas en Primera Nacional, se ha convertido en referencia local para su deporte tras cerrar su fichaje por el Embutidos Pajariel CB Bembibre. Con el club berciano disputará la Liga 18-19 en la máxima categoría, la Liga Día, lo que supone "una gran experiencia y un reto", según ha declarado esta base escolta de 1'69 y 20 años en los medios oficiales de la entidad castellana. Allí se pondrá a las órdenes de un paisano cordobés, el pozoalbense José González, que forma parte del cuadro técnico que lidera Pepe Vázquez.

Carla Cáceres Ayala (Córdoba, 1997) se integra en el cuerpo de élite del baloncesto femenino después de ser un elemento de importancia capital en el Deza Maristas, equipo con el que ha disputado las tres últimas campañas en la Primera Nacional. En todas ellas el club colegial ha ido rompiendo su techo de resultados para alcanzar las cotas más altas de su historia. Clara, fundamental en los sistemas del entrenador Miguel Ángel Luque, ha sido una de las grandes razones de la expansión del equipo rojo. Ahora tendrá la oportunidad de chequear sus progresos protagonizando un avance expectacular, con un doble ascenso de categoría: desde el tercer escalón nacional hacia la Liga Día, foro en el que compiten las mejores del país.

"Estoy satisfecha porque al final todo mi esfuerzo diario por trabajar y mejorar haya tenido esta gran recompensa. Afronto este reto como la oportunidad perfecta para poder disfrutar a otro nivel y desde otra perspectiva del baloncesto. Sobre todo, encaro este año con muchísimas ganas de trabajar duro para mejorar y aprender todo lo posible. Mentalidad positiva pero realista, trabajadora y no conformista", ha declarado la cordobesa en la web especializada Dorsal 5.

Con una técnica sobresaliente, Clara es especialista en el "uno contra uno" y posee un notable lanzamiento exterior, además de un gen competitivo que la convierte en un surtidor de intensidad para todo el equipo. La jugadora es un producto de la cantera del Maristas, en el que escaló en las divisiones formativas a ritmo de éxitos. Obtuvo un título andaluz cadete y también fue campeona andaluza con la Universidad de Córdoba en los CAU. Su única escala deportiva fuera de la provincia la vivió en la temporada 2014-15 con el Syngenta Almería, en la Liga Femenina 2. Allí jugó 20 partidos, con 4'4 puntos de promedio en 16 minutos, antes de retornar al pabellón del Colegio Cervantes, donde ha impartido lecciones de compromiso y calidad durante el periodo más lustroso del baloncesto femenino en el colegio. Ahora se examinará junto a las mejores.

Etiquetas
stats