Charles, el último ascenso de los héroes de Pucela

Alberto García levanta a Charles FOTO: MADERO CUBERO
El brasileño se suma al grupo de jugadores que alcanzan la élite tras haber disputado hace apenas un año el partido más importante en la historia reciente del Córdoba

El 10 de junio de 2012, hace poco más de un año, el Córdoba CF disputó en el José Zorrilla de Valladolid el encuentro más trascendental de su historia reciente. Contra todo pronóstico y con todo el mérito de una campaña excepcional, la formación blanquiverde peleó por una plaza en la final por el ascenso a Primera División con el Real Valladolid. Los blanquivioletas habían sacado un empate a cero de El Arcángel. Toda una ciudad soñaba con alcanzar la élite precisamente en el curso en que se cumplían exactamente cuatro décadas desde el descenso en mayo del 72. El desenlace resultó duro -derrota por 3-0 ante los de Djukic, que finalmente terminarían subiendo tras deshacerse del Alcorcón-, pero llenó de orgullo a una afición que derramó lágrimas de tristeza y de esperanza. El Córdoba no dio el salto, pero sí empezó a gestarse aquella noche castellana un proceso de éxodo que aún continúa abierto. No hubo ascenso, pero sí ascensos. El hispano brasileño Charles, que acaba de firmar por el Celta de Vigo, se ha convertido en la última entrada en la gran liga de aquellos héroes de Pucela de los que apenas queda rastro. La alineación aún se recita en reuniones de nostálgicos: Alberto García, Fernández, Gaspar, Ximo Navarro, Dubarbier, López Garai, Caballero, Borja, López Silva, Charles y Pepe Díaz. Patiño, Javi Hervás y Fede Vico salieron después. Desde el banquillo lo presenciaron Arias, Tena, Alberto Aguilar y Fuentes. Quedan cuatro en nómina: Caballero, López Silva, Alberto Aguilar y Dubarbier; los dos últimos no tienen clara su continuidad. El Córdoba sigue soñando con conseguir lo que algunos de sus integrantes de entonces ya han logrado. Todos en España excepto uno, Fede Vico, que ingresa en la aristocracia del fútbol continental defendiendo al Anderlecht belga.

Paco Jémez, historia en Vallecas. El técnico cordobesista fue el primero en decir adiós al club, con el que pactó su salida a pesar de que le quedaba un año de contrato. El Rayo Vallecano, en el que se había retirado como jugador, le ofreció la oportunidad de debutar en Primera con un proyecto austero y repleto de incertidumbre. Con Paco, el Rayo se ha quedado a las puertas de Europa (octavo, con 53 puntos) y ha protagonizado la mejor temporada de su historia. Se convirtió en el mejor técnico debutante en Primera (superando a Juande Ramos) y ha sido nombrado por la UEFA como entrenador revelación de la Liga 12-13 en España. No le han faltado ofertas para salir, pero ha renovado dos temporadas más en el modesto club de la barriada madrileña. Allí es un ídolo.

Javi Hervás, perdido en Sevilla. El mediocentro fue el mayor traspaso de la historia del Córdoba, que lo vendió al Sevilla por 1,2 millones en diciembre, después de que hubiera asombrado a toda la categoría con una irrupción sin precedentes. Al final fue nombrado Jugador Revelación de la Liga Adelante 11-12 en la Gala de la Liga de Fútbol Profesional, por delante de su compañero en el Córdoba Borja García (que fue traspasado al Real Madrid Castilla el pasado verano) y de Javi Álamo (que pasó del Recreativo al Zaragoza). En su primer curso en Primera División, Hervás ha resultado intrascendente tanto para Míchel como para Unai Emery. Ha disputado 308 minutos repartidos en 9 partidos de Liga y 3 de Copa. El talentoso zurdo, que tiene 24 años y un contrato de cinco con la entidad de Nervión, ha sido incluido en la lista de jugadores con los que no cuenta el Sevilla para la próxima temporada. Le buscan nuevo destino en forma de traspaso o cesión.

Ximo Navarro, sin sitio en Mallorca. Llegó al Córdoba en el mercado invernal de 2012, tras un discreto paso por el Recreativo de Huelva, en calidad de cedido por el Mallorca. Su aportación fue clave con la blanquiverde, actuando como lateral y como central. El Mallorca le recuperó para jugar en Primera División. Inició el curso como titular con Caparrós, pero tras sufrir un accidente de tráfico y dar positivo por alcoholemia -aunque el jugador pidió perdón posteriormente- cayó en desgracia para la afición y perdió en el sitio en el equipo. Gregorio Manzano tampoco le tuvo en cuenta en el tramo final del campeonato y el Mallorca terminó descendiendo a Segunda División. Ximo, de 23 años, tiene contrato hasta junio de 2014.

Fernández, subida y bajada en Zaragoza. El lateral derecho cordobés fue traspasado en el último mercado invernal al club maño por 300.000 euros y así cumplió su deseo de jugar en Primera División. La experiencia, sin embargo, ha resultado efímera. Fernández ha actuado en 11 partidos de Liga (7 como titular) y en uno de Copa del Rey, en Sevilla, donde tuvo una noche desgraciada pues fue expulsado a los 16 minutos y su equipo fue goleado (4-0) y eliminado por los hispalenses. Manolo Jiménez le mantuvo la confianza y le alineó en los partidos cruciales por la permanencia, ante Athletic de Bilbao, Betis y Atlético de Madrid. El cordobés padeció en carne propia tres derrotas que le llevan de nuevo a Segunda División. Con 23 años, tiene contrato firmado hasta junio de 2018.

Fuentes, a por todo al Espanyol. El canterano se marchó libre y gratis al Espanyol, que le presentó oficialmente hace unos días con un contrato por cuatro años. El lateral izquierdo cordobés, de 23 años, que debutó en 2009 con el primer equipo a las órdenes de Lucas Alcaraz, ha sido uno de los fijos en las últimas campañas del Córdoba, con el que ha actuado en 127 partidos oficiales. “Esto es un premio en lo personal y en lo profesional”, dijo Fuentes en su presentación con la camiseta periquita. Competirá por el puesto con el veterano Capdevila, todo un campeón del mundo. Ya está en Primera.

Charles, regreso triunfal a Vigo. Lo del brasileño ha sido una trayectoria casi de cuento de hadas, con un punto de justicia poética. El Córdoba le sacó del Pontevedra, donde llevaba cinco cursos (uno en Segunda y cuatro seguidos en Segunda B) siendo un ídolo para minorías. Con 26 años, Charles llegó a El Arcángel para despachar un formidable primer curso (16 goles) a las órdenes de Lucas Alcaraz. Al siguiente, con Paco Jémez, acusó las lesiones y la falta de sintonía con el club a la hora de llegar a un acuerdo para prolongar su contrato, que terminaba el 30 de junio de 2012. Antes lo había querido fichar el Almería de Lucas, que pagaba 700.000 euros por él, pero el Córdoba no aceptó la propuesta. Charles anotó 7 tantos y no hubo entendimiento para seguir. Se lo llevó, esta vez gratis, el Almería. Lo que ha hecho el delantero de Belem ha sido sencillamente excepcional. Con 32 goles anotados (27 en la Liga y 5 en el play off), ha llevado al club rojiblanco de regreso a la élite del fútbol español. Casi de modo inmediato, ha sido traspasado por un millón de euros (su cláusula de rescisión) al Celta. Cumplirá así el sueño de jugar en Primera en su tierra -de allí es su esposa, allí se formó-, con 29 años y un excelente contrato. Lo hará vestido de celeste en Balaídos, mientras observa como su Pontevedra languidece en Tercera División.

Etiquetas
stats