Crónica

Sueños cumplidos

AD Mérida - Córdoba CF

0

El plan salió bien. Objetivo cumplido. El Córdoba CF ya es equipo de Primera RFEF y tan solo necesitó 45 minutos para festejarlo. Fue lo que transcurrió de su encuentro hasta que finalizó el choque entre el Cacereño y Villanovense, ya que la derrota de los primeros fue lo que posibilitó el salto de categoría (como ya se dijo la pasada semana) en diferido. Los blanquiverdes lo celebraron junto a los más de 1.000 aficionados presentes en el fondo del estadio Romano José Fouto, antes de finalizar un choque en el que los califas consiguieron, además, otros tres puntos para seguir sembrando un dominio inigualable.

El arranque de partido fue titubeante. La verdadera historia se estaba jugando en la grada por aquellos momentos, donde los seguidores blanquiverdes celebraron con mucho ímpetu -no es para menos- el primer gol del Villanovense, que acercaba aún más a los de Crespo al ascenso. Sea como sea, sobre el verde, la iniciativa la llevó el Mérida, aunque el choque no contó con un dominador claro ni gozó de un juego realmente fluido. Esto no se produjo hasta los diez minutos, cuando el equipo emeritense sumo su primer acercamiento, en un saque de esquina que no acertó a rematar bien un futbolista local.

Siguieron apretando los locales con el paso de los minutos, no con ocasiones claras, aunque sí con constantes acercamientos que hacían tambalear la retaguardia califa. El primer punto de inflexión del partido llegó con la expulsión del local Nacho en una polémica jugada dentro del área blanquiverde. En concreto, fue tras un encontronazo entre José Ruiz y el jugador local, que desde el suelo subió en exceso los pies y con los tacos de las botas llegó a raspar el costado del lateral, visiblemente dolido en los minutos siguientes.

Pero no acusó el Mérida la inferioridad, pues siguió a un nivel mucho más incisivo que el Córdoba, con oportunidades de peligro. En esas, la primera ocasión de los califas llegó a falta de tres minutos para el descanso, primero con un remate forzado de Bernardo que se marchó a córner, y acto seguido, con un cabezazo de Gudelj que se fue por encima del travesaño de Javi Montoya. Y ahí se produjo el delirio. Justo cuando se decretó el final en Villanueva de la Serena, los cordobesistas saltaron al césped a festejar. El objetivo estaba cumplido. Ahora restaban 45 minutos para cerrar un capítulo histórico.  

El segundo acto trajo más igualdad si cabe, ya que los dos equipos fueron intercambiando golpes. Uno de los más claros fue precisamente para el Córdoba, aunque no salió de las botas califas, sino que fue en un centro de Fuentes, el cual despejó mal un zaguero local y el balón se topó con el poste. Pese a todo, Crespo no se conformaba y fue disponiendo de un once cada vez más ofensivo. Con tres defensas y una línea de ataque en la que integraban hombres como Willy, Fuentes, Casas, Luismi o Simo. Todos a por una victoria que pusiera la guinda a la tarde. 

El partido fue bajando en intensidad. Al Córdoba no le salía nada, aunque tampoco arriesgaba, al tiempo que al Mérida parecía venirle muy bien el punto ante el equipo más dominante de la Segunda RFEF. Y aunque pocos, los intentos siguieron produciéndose, y el más claro lo firmó Luismi que impactó un chut escorado tras una buena dejaba de Willy. Sin embargo, el golpeo se marchó desviado. Había que creer y la fe no se pierde hasta el pitido final. Y si no que le preguntan a Casas, que primero dispuso de una oportunidad franca para batir al meta local, aunque éste detuvo el golpeo. No obstante, en segunda jugada, un centro de Luismi lo remató al primer toque el propio delantero rambleño que ahora sí que acertó con el gol. Más delirio aún en la grada. La ventaja pudo ser, incluso, más amplia, pero el buen hacer de Montoya lo impidió ante dos grandes disparos de Casas y Willy. Y hasta ahí llegó la contienda. Ataviados con camisetas de la promoción, el Córdoba CF puso en marcha su fiesta. Una que siempre será recordada como un sueño cumplido en Mérida.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats