Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Córdoba CF Crónica
Empate técnico en El Arcángel

Marcador Córdoba CF - AD Ceuta

0

El frente de batalla estaba preparado para un duelo más. Los soldados pisaban el terreno de juego con ansia de agradar a su coronel, de demostrar que lo visto la pasada semana no fue un mero espejismo ante uno de los bandos que más posibilidades tiene de conseguir la victoria final. No iba a ser fácil, y más aún después de que Jota golpease primero para los visitantes, aunque la reacción vista a partir de la primera media hora invitaba al optimismo. Sin embargo, la segunda mitad fue el total antifútbol a partir del ecuador, donde dicha batalla se convirtió en una vergüenza entre los jugadores.

Un encuentro que comenzó con ambos equipos queriendo el balón, con una propuesta muy parecida, aunque, a priori, el Córdoba CF se siente cómodo con planteles que dejan espacios a la hora de las transiciones rápidas, pero, sin embargo, esto no era posible gracias al gran bloque defensivo que optó por desplegar José Juan Romero. Debido a esto, las ocasiones no terminaban de llegar para uno u otro bando hasta que un saque de esquina botado por Recio dejó totalmente solo en el borde del área chica a un Dragisa Gudelj que remató a placer, pero se encontró con una estirada magnífica de Pedro López para evitar el primer tanto del duelo.

En cambio y cada vez que salía tras robar en campo propio, la AD Ceuta generaba sensación continua de peligro, parecida o prácticamente la misma que el Córdoba CF cuando pisó territorio malagueño una semana antes. Tanto fue así que el conjunto ceutí ya avisó con sendas ocasiones peligrosas comandadas por el exblanquiverde Cedric Teguia hasta que consiguió el premio del gol. El propio extremo visitante conectó un pase interior para que Doncel probase a un Carlos Marín que despejó con muchas dudas un esférico que remató a gol Jota para delirio del casi centenar de aficionados ceutíes que se congregaron en el coliseo ribereño.

A pesar de que podía ser un jarro de agua fría, los blanquiverdes reaccionaron a la perfección, dando un paso al frente que parecía inexistente en la primera media hora del duelo. Cuanto más se acercaba la primera mitad, el Córdoba CF y gran parte de la hinchada sometía a una AD Ceuta que empezaba a sufrir. De hecho, una falta perfectamente ejecutada por Recio dejó solo al segundo palo a un Carracedo que vio solo a Isma Ruiz para marcar a placer la igualada. Aun así, los chicos dirigidos por Iván Ania no dejaron de pisar el acelerador, aunque sin acierto con el fin de evitar la igualada antes de que encarasen el paso por vestuarios. Una primera mitad de menos a más para unos califas que tenían toda la segunda parte para certificar la remontada.

La reanudación dejó un choque que fue una auténtica batalla, literalmente. Antes, el partido se volvió loco, con un colegiado que decretó un penalti inexistente a Simo que Kike Márquez se encargó de materializar, certificando, en aquel momento, la igualada en el marcador. Sin embargo, la AD Ceuta no iba a perderle la cara al partido hasta tal punto de que aprovechó un error defensivo grotesco del Córdoba CF para que Ñito González mandase el esférico al fondo de la red blanquiverde. Sin embargo, aquí no terminó el vendaval ofensivo de ambos equipos, ya que Álex Sala puso por delante nuevamente a los califas gracias a un disparo que se coló por la escuadra ceutí.

A partir de aquí, el duelo entró en un escenario que no beneficia al fútbol. En primera instancia, Pablo materializó una pena máxima cometida claramente por Kike Márquez y estalló la guerra. Los jugadores de la AD Ceuta celebraron el tanto encarándosee con la afición cordobesista y, además de increparse entre ambos, un hincha blanquiverde arrojó una botella de agua con el fin de dar a un futbolista visitante. Debido a esto, comenzó una batalla campal sobre el césped donde tanto Calderón como Uche acabaron en el vestuario tras ver roja directa.

Tras esto, el cuerpo médico del conjunto blanquiverde tuvo que atender a un aficionado que tuvo que salir evacuado y en plena convulsión en dirección al Hospital Reina Sofía. Después de esta concatenación de sucesos, el colegiado decretó solamente 17 minutos de añadido en un partido donde ya no tuvo nada en juego. La mente estaba puesta en ese hincha que también estaba debatiéndose entre la vida y la muerte, tal y como ocurrió el pasado mes de marzo con Gudelj. El fútbol fue mancillado una vez más y ya daba igual lo que sucediese. A reaccionar la semana próxima, sí, pero con la cabeza puesta en no tratar mal al esférico.

Etiquetas
stats