UFC confía en resoluciones favorables ante Alfonso Serrano y Beiman

Alfonso Serrano, en su etapa en el Córdoba

Aunque no lo parezca, la actividad en tribunales vuelve a ser elevada. El comienzo de la planificación deportiva para la próxima campaña, al menos oficialmente, genera que las miradas se dirijan a El Arcángel. Resulta lógico también pues la preocupación de la afición suele ser precisamente, y más en esta fecha, esa materia. Pero esta semana va a dejar tras de sí una amplia agenda en ámbito jurídico. Sucede tanto en relación al Córdoba, y más concretamente a Unión Futbolística Cordobesa (UFC), pero también en torno al Córdoba CF SAD. De entrada, los últimos días significan la celebración de vistas hasta en tres causas. Por un lado, las referidas a las reclamaciones de Alfonso Serrano y Beiman a la entidad al frente del conjunto blanquiverde y por otro, sobre una petición del administrador concursal de la sociedad original, Francisco Estepa, sobre la deuda con Aceites García de la Cruz.

Por seguir un orden cronológico, el miércoles tuvo lugar la primera de las tres vistas. El Juzgado de lo Social acogió el encuentro por litigio de UFC con Alfonso Serrano con motivo de la rescisión del contrato del pucelano. A modo de contexto, el club decidió el pasado año, a finales de abril, romper la vinculación con el entonces director deportivo, ahora en el Albacete. Aquella medida provocó que el vallisoletano reclamara ante la Justicia. Tal y como informó unos días atrás Diario Córdoba, solicitó su restitución en el cargo dentro de la entidad califal y no una indemnización directa. Por su parte, los gestores del conjunto blanquiverde mantenían que la resolución unilateral del contrato era posible en virtud de una cláusula del mismo. Dichas posiciones son las que, como es lógico, se dieron.

Lo cierto es que hoy por hoy Alfonso Serrano forma parte del área técnica de otro club, el Albacete en efecto, de forma que la rehabilitación en el puesto es imposible o, como poco, incongruente. Éste es uno de los aspectos que hacen creer en un dictamen a su favor por parte del juez a los responsables de UFC. Pero más allá de eso, en la nueva sociedad existe confianza en una decisión positiva para sus intereses -en el triunfo en sede judicial- en esta causa. Ahora no queda más remedio que esperar, igual que en relación a la otra vista celebrada durante estos días con la entidad presente. Ésta es la correspondiente al litigio que mantiene abierto Clínica Beiman tras la finalización de su acuerdo de prestación de servicios médicos allá en febrero de 2020.

En este caso, el contrato de Clínica Beiman quedó firmado el 21 de enero de 2019, y esto es con Jesús León como propietario y presidente del Córdoba CF SAD. Tras la compra de la unidad productiva de la sociedad original por su parte, UFC optó el 4 de febrero de 2020 no subrogar aquel acuerdo al entender que la cuantía por los servicios era demasiado elevada. Arrancó entonces la reclamación de la empresa, que primero acudió a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para solicitar el pago de hasta 178.902,72 euros y la suspensión de los derechos federativos del club. La Federación se posicionó a favor del conjunto blanquiverde. Fue el Juzgado de lo Mercantil número 1 el que obligó a la aceptación del vínculo previo, lo que ocurrió hace unos meses -en febrero nuevamente-. Precisamente dicha sala acogió el jueves la vista entre las dos partes, y la administración concursal del Córdoba CF SAD, para terminar de dirimir el asunto. También existe una buena perspectiva en El Arcángel en este plano -con una importante indemnización de fondo y como posible consecuencia-.

León, el Córdoba CF SAD y el préstamo de un millón

Mientras, el Juzgado de lo Mercantil número 1 albergó otra causa también en la mañana del jueves. Esta vez fue relacionada con el Córdoba CF SAD. La vista, que se dio antes que la mencionada por el litigio con Beiman, lo fue a cuenta el préstamo que en su día solicitó Jesús León, entonces propietario y presidente de la sociedad, de un millón de euros a la empresa Aceites García de la Cruz. El montoreño avaló el acuerdo con la propia entidad, tal y como desveló CORDÓPOLIS en julio de 2020. La rúbrica del documento se produjo algo más de un año antes. Dicha cifra creció, por cierto, en 275.000 euros por intereses ordinarios y moratorios vencidos, así como por 200.000 como nuevos intereses, valga la redundancia. Y ahora es el convenio concursal de la antigua SAD, por el momento sólo propuesta, el que recoge la deuda -en 1.275.000-.

De todos estos hechos llega otro litigio, esta vez también en la Ciudad de la Justicia, y tras petición del administrador concursal, Francisco Estepa. El abogado presentó una “acción rescisoria al crédito de 1.000.000 de euros de principal que actualmente tiene frente al CCF SAD con relación al aval financiero que el anterior propietario firmó para la concesión de un préstamo personal”. Así se expone la propuesta de convenio de la antigua sociedad y lo que significa, sin tecnicismos, es que se solicita al Juzgado de lo Mercantil número 1, encargado del concurso de la entidad, la exclusión de la deuda de este proceso y que el compromiso pase a ser del propio Jesús León. La razón que se esgrime es que el club no ingresó un solo euro sino que lo hizo, se mantiene desde la concursada, el montoreño. Por cierto, el empresario, al que se pretende corresponda el pago de las cantidades citadas, también participó en la vista. De obtener resolución favorable Estepa, se produciría una rebaja sustancial en la masa pasiva de la SAD.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
25 de junio de 2021 - 05:30 h