Con varios cañones por banda

Luismi, en el amistoso ante el Pozoblanco | CÓRDOBA CF

“Con diez cañones por banda, viento en popa, a toda vela, no corta el mar, sino vuela, mi velero bergantín”. Estos célebres versos de José De Espronceda en su Canción del pirata están guardados, con más o menos consistencia, en un lugar en nuestra memoria por unas u otras circunstancias. No hay mar ni velero bergantín en el Córdoba, pero sí varios cañones por los costados que siempre van “viento en popa a toda vela”. El equipo de Juan Sabas demostró en el último amistoso en Pozoblanco (1-3) la capacidad y la calidad que alberga en la línea de banda, tanto de los laterales como de los extremos, en cuanto a su proyección ofensiva.

A diferencia del partido de Torremolinos e incluso del Algeciras, donde se procedió a la 'técnica del embudo' para concentrar todo su potencial por el centro, el técnico del Córdoba optó por dar rienda suelta a los extremos. Fue de la partida en tierras pedrocheñas Carlos Valverde, que se compenetró a la perfección con el canterano Núñez en el flanco diestro. El ex del Extremadura fue un incordio para su rival, adentrándose una y otra vez hasta línea de fondo e incluso haciendo incursiones por el medio, algo que le valió para inaugurar el marcador. Por su parte, Javi Flores estuvo en el once inicial por el ala izquierda. El de Fátima partió desde la izquierda, pero teniendo libertad de asociación con Luismi Redondo y Willy Ledesma. La confianza en el segundo por parte de la dirección técnica y la polivalencia del jugador han provocado que se le den más galones y una mayor libertad de movimientos en la parcela ofensiva. La baja de De las Cuevas para el encuentro también provocó que Sabas hiciera probaturas de cara a próximos compromisos.

Dos extremos que no tuvieron minutos en Pozoblanco fueron Samu Delgado y Thierry Moutinho. El luso con pasaporte suizo estuvo calentado en la banda del Municipal de Pozoblanco pero no saltó al césped. Aun así, el ex del Mallorca está llamado a ser importante para el Córdoba tras un primer tramo como cordobesista bastante irregular por las lesiones. Realizó un gran papel en Torremolinos desde la banda izquierda, donde se halla su zona de mayor influencia en el juego. El desborde y el regate son sus cartas de presentación para la próxima campaña, además de su confianza en sí mismo y lo crucial de su forma física. Causa de su posible mejora de rendimiento podría residir en la llegada de Berto Espeso y en la optimización de Jesús Álvaro, con un pobre rendimiento la pasada campaña. La llegada del ex del Sporting supondría para el canario una competencia que no tenía la temporada pasada, donde estaban los parches de Víctor Ruiz y Raúl Cámara, este, a pierna cambiada.

Por su parte, Samu Delgado, autor del primer tanto de la pretemporada cordobesista, demostró sus condiciones en Torremolinos, jugando a pierna natural y culminando paredes junto a su compañero en el lateral. A falta de que llegue un delantero que complemente a Willy Ledesma y Piovaccari, buenos serán los extremos que pongan balones de calidad 'a la olla' como recursos alternativos a jugar por en medio. El otro extremo que ha tenido minutos en pretemporada, Iván Navarro, ha sufrido el conocido como 'efecto gaseosa'. Su irrupción con Raúl Agné fue palpable cuando salió de revulsivo pero ahora se encuentra más tapado por la competencia. Su mejora en la masa muscular hace que pueda adoptar otros registros exceptuando la velocidad, aunque el rendimiento de su competencia le hará mejorar a él y a sus contendientes en la posición. Si el Córdoba carecía de consistencia y calidad el año pasado por las bandas, ello se ha mejorado al máximo para la presente con el claro objetivo del ascenso.

Etiquetas
stats