El bloque, el estilo y el jefe en el Córdoba

Luis Oliver, director general deportivo del Córdoba | TONI BLANCO

Si el fútbol no fuera como es, con sus propias leyes y códigos, el Córdoba lo hubiese tenido muy fácil. La plantilla y el entrenador que protagonizaron la hazaña de la salvación firmaron números de ascenso directo. Que sigan todos y ya está, dirían algunos. O, directamente, se irían al libro de los tópicos del balón: lo que funciona no se toca. Pero eso es imposible. El genio de Reyes se marchó a China, por los goles de Sergi Guardiola pujan un puñado de pretendientes y alguno se lo llevará seguro, a Sandoval le enseñaron la puerta por motivos de estrategia deportivo-financiera... Aún puede el Córdoba mantener un bloque, aunque le faltarán piezas fundamentales. Está metido Luis Oliver en buscar los recambios y algunos, seguro, serán de renombre.

Como el hipotético de Rubén Castro, el primero en sonar para ilusionar a la parroquia blanquiverde. El histórico goleador del Betis, sin embargo, parece en las últimas horas más cerca del retorno a la Unión Deportiva Las Palmas que de recalar en El Arcángel. La cuestión es que siguen saliendo a la palestra mediática nombres de jugadores que pueden terminar en el Córdoba mientras que el director deportivo, principal armador del proyecto, lanza ahora mensajes de cautela. “En enero no quería venir nadie y ahora tengo el móvil bloqueado porque quiere venir todo el mundo. No queremos equivocarnos”, dijo el navarro en la presentación de Marrero, entrenador para el filial de Tercera.

La llegada del entrenador lleva siendo cuestión de horas desde hace demasiados días. El hombre era Francisco Rodríguez y lo sigue siendo, aunque tanto el presidente Jesús León como Luis Oliver deslizaron ante los medios informativos en sus últimas comparecencias que el almeriense no es candidato único. Lo quería el Granada, pero en el club nazarí ya han encontrado un responsable en el banquillo: Diego Martínez, ex de Osasuna. El equipo navarro contrató a Joseba Arrasate, que dejó al Numancia después de haberlo llevado al último partido del play off. Del Zaragoza, otro de los que jugó las eliminatorias de ascenso, salió Natxo González con destino al Deportivo y entrará en su sitio Idiákez. El Málaga, otro que los que bajó de Primera, ha optado por Muñiz. Parece que el Córdoba y Francisco se están quedando solos y destinados a entenderse, aunque... quién sabe. León dijo que manejan algunos candidatos “del mismo perfil”. “Jóvenes y preparados”, añadió Oliver. Tras el regreso del presidente de Panamá se puede acelerar todo un poco más, principalmente porque después de la designación del entrenador llegará -o eso debería- todo lo demás.

En la plantilla hay pocas certezas. Se anunciaron oficialmente la renovación de Pawel Kieszek -dos temporadas más para el portero polaco- y las marchas de Reyes -a China, con una oferta de imposible réplica- y Josema, en calidad de cedido al Sochaux francés. En el capítulo de renovaciones están pendientes las de Edu Ramos y Sergio Aguza, con ofrecimientos -especialmente el de Churriana- de otros clubes; también se tratan movimientos en el contrato -a mejor o peor, según casos- de hombres como Álvaro Aguago o Javi Lara. De Sergi Guardiola se da por segura su salida, ya sea a Inglaterra o algún club de Primera División, con posible formato de cesión en este caso.

¿Y de entradas, qué? Estarán en condiciones de retornar -aunque es muy dudoso que lo hagan- los cedidos Jona (Cádiz) y Jaime Romero (Lugo). Y en el capítulo de futurible se puede apuntar medio equipo del Extremadura -incluido su entrenador, Juan Sabas-, que está a un partido del ascenso a Segunda. En el equipo de Almendralejo, que el próximo domingo se enfrenta al Cartagena defendiendo un 1-0 logrado en el Francisco de la Hera, están Enric Gallego, Gio Zarfino, Jairo, Kike Márquez, Lomotey, Valverde... Luis Oliver hizo este equipo y se da por seguro que al menos dos de sus miembros se mudarán a El Arcángel en cuestión de días. Pero lo primero es el entrenador, que llevará aparejado un estilo de juego y, en función del mismo, un perfil de futbolistas para contratar. Es la lógica de un deporte que no la tiene.

Etiquetas
stats