Ellas y ellos son uno otra vez

II Torneo por la Igualdad, organizado por el Ciudad de Córdoba | TONI BLANCO

Todo es distinto en forma pero igual en fondo. Las adversidades actuales, que son las existentes ya el pasado mes de marzo, no son óbice para continuar adelante con una tarea fundamental. Ésta no es otra que derribar las barreras que todavía están en pie, por mucho que cada vez sean menos, entre hombres y mujeres. Un deber éste al que responden desde hace tiempo los clubes deportivos al igual que las instituciones y que requiere el mantenimiento siempre del mismo compromiso. Buen ejemplo de ellos, aun en tiempos de restricciones por la pandemia de Covid-19, es la iniciativa impulsada un año atrás por el Ciudad de Córdoba. Porque la entidad de baloncesto, con su primer equipo masculino en N1 Nacional, repite con éxito, pese a las circunstancias, una cita de gran relevancia sobre todo en el plano de los valores. Se trata de su Torneo por la Igualdad, disputado en su segunda edición entre el domingo y el lunes.

El Pabellón Menéndez Pidal acogió durante los dos últimos días un campeonato con más carácter educativo que competitivo. Éste fue precisamente el mencionado Torneo por la Igualdad, que se desarrolló con lógicas y estrictas medidas sanitarias debido a la persistente crisis por coronavirus -el originado en la ciudad china de Wuhan-. Por tal motivo el Ciudad de Córdoba planteó una agenda con muchos menos partidos y con la más observada limpieza tanto de la pista como de la grada del citado recinto deportivo. Los encuentros fueron muchos menos que en 2019, cuando el club presidido por José Manuel Palacios arrancó la aventura de fomentar el equilibrio entre géneros en lo que se refiere a la práctica del baloncesto. De esta forma, además, se procuró que padres y madres, en la medida de lo posible, pudieran asistir a los duelos de sus hijos e hijas.

Por tanto, ellas y ellos fueron uno otra vez gracias al Ciudad de Córdoba, que desde tiempo atrás trabaja no sólo en el plano baloncestístico sino en otros asuntos de índole social como el cuidado del medio ambiente. El torneo, que transcurrió con equipos de premini, mini o infantil, acogió a escuadras del propio club organizador, La Salle, UCB (UBI Concordia), Fuente Palmera y Adeba. Así, el Covid-19 condicionó pero no impidió la celebración de una competición de categorías inferiores que en sólo su segundo año ya comienza a contar con especial relevancia en la capital y la provincia.

Etiquetas
stats