Bambock llama a la puerta

Bambock, en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

Si alguien tiene ganas de jugar en El Arcángel un partido oficial con la blanquiverde es él. Vivió como invitado la experiencia de una épica salvación del Córdoba, que le fichó en el mercado invernal para ayudar al objetivo aunque luego se quedó sin poder hacerlo. Su ficha -y la Montelongo- no fueron permitidas. El franco camerunés fue, junto al uruguayo -que ya está fuera de los planes deportivos-, la primera víctima del límite salarial. Aspira a poder competir en el estadio que vio abarrotado durante toda la segunda vuelta del pasado campeonato y en el que dio la vuelta de honor junto a sus compañeros. ¿Podrá hacerlo? Todo apunta a que sí. Frank Yves Bambock (Douala, Camerún, 1995) se está dejando el pellejo durante esta extraña pretemporada para convencer a Francisco de que puede ser un elemento útil. “Soy tímido y no me gusta hablar de mí, pero en el fútbol mis características son ser fuerte y jugar lo más fácil posible”, dijo el jugador ante los micrófonos de CCFTV tras la primera sesión de trabajo de agosto.

“Tenemos un equipo con gente que sabe jugar al fútbol y quieren sacar la pelota”, ha explicado el futbolista, que nunca fue presentado oficialmente. Llegó, se integró en la dinámica del grupo... y hasta hoy. En los amistosos jugados (Celta, Sanluqueño y Linense), el entrenador cordobesista le ha empleado en varias posiciones, desde central hasta pivote. Él no se va a poner exquisito a la hora de pedir un sitio concreto en el once. Le viene bien cualquier lado. Sobre todo porque las circunstancias que rodean al club -que tiene bloqueados los fichajes- hacen que se abran nuevas oportunidades. “El club ahora está con problemas y nosotros no metemos la cabeza en eso, estamos concentrados en lo que hacemos en el campo”, indica el joven futbolista, quien recalca que “todos los jugadores” están “entusiasmados para llegar al primer partido lo mejor posible”.

Antes llegarán nuevos ensayos. El próximo, el sábado en Linares. Para Bambock está claro el objetivo en estos momentos: “Todos los partidos que tenemos ahora es para trabajar y para hacer lo que preparamos en los entrenamientos, el resultado no es lo más importante”. El desafío colectivo está marcado, pero Bambock tiene también una lista de objetivos individuales. El primero es volver a jugar y sentirse valorado. Llegó en enero desde el Sparta de Rotterdam, donde contaba con poco protagonismo en la Eredivisie holandesa, aunque en su expediente profesional cuenta con experiencia en la Segunda División española. Intervino en 47 partidos con la Sociedad Deportiva Huesca entre 2015 y 2017. Había llegado al club aragonés desde las divisiones inferiores del Paris Saint Germain, avalado por una veintena de apariciones como internacional en divisiones formativas con Francia desde la selección sub-16 a la sub-18.

Con 23 años -y contrato hasta final de 2019-, este mediocentro defensivo llama con fuerza a las puertas del Córdoba. “Le digo a la afición que no deje de creer en nosotros, que vamos levantar esto y que sigan viniendo al campo”, afirma Bambock, que jugó su último partido oficial en Segunda División hace algo más de un año. Lo hizo vestido del azulgrana del Huesca y ante el UCAM Murcia, que aquel día de mayo del 17 se impuso por 3-1 con doblete de Jona -delantero del Córdoba que está cedido en el Lugo- y con Francisco mandando en el banquillo.

Etiquetas
stats