Del baile colectivo al temblor íntimo

Álvaro Aguado, en el duelo con el Mallorca de la primera vuelta | LOF

Cuán distinto es el guion. En no demasiado tiempo, el relato varía por completo. De la posible gloria pasa a soñar con la supervivencia. La realidad del Córdoba es así, no es una novedad. Muy diferente es la película actual con la de aquel comienzo de junio de 2014. Sucede no sólo para el conjunto blanquiverde sino también para su adversario. El equipo que dirige Rafa Navarro recibe el domingo (12:00) a un Mallorca ante el que, casi cinco años antes, celebrara su clasificación para un play off que a la postre fuera histórico. Aquel partido permanece aún en la memoria de la afición, al igual que en la de un cuadro balear que entonces certificara su permanencia en Segunda A. Ahora, son los bermellones los que aspiran a luchar por ascender a Primera y los califales los que, a modo de contrarreloj, pugnan por continuar en la categoría de plata. Así, en El Arcángel se va del baile colectivo al temblor íntimo.

La fiesta global, pero todavía no total para unos, tuvo lugar exactamente el 7 de junio de 2014. Entonces, al Córdoba le rendía visita un Mallorca en apuros. El empate podía servir a ambos de cara a la consecución de sus objetivos, si bien en el caso del cuadro califal era arriesgado. Y tanto que lo era. Los dos conjuntos apostaron por no apretar en exceso en busca de la victoria, de forma que el marcador se mantuvo con el 0-0 de inicio hasta el final. Sin embargo, los baleares festejaron su salvación mientras que la parroquia local contenía la respiración. Faltaba un encuentro por terminar que podía destrozar el sueño blanquiverde. De hecho, hubo alguna que otra acción que condujo al nerviosismo. Ni el Recreativo ni el Sabadell, en su duelo directo, robaron la plaza de play off a una escuadra que semanas después volvía a Primera tras 42 años.

Ocurrió en la última jornada de la campaña 2013-14, con Albert Ferrer en el banquillo. El catalán se convertiría un par de cursos después en el entrenador de un Mallorca al que los califales vencieron en siete de las trece veces en que acudió a El Arcángel en Liga. A ese dato cabe añadir otro triunfo en Copa del Rey en la 2001-02, con el cuadro balear en Primera y con aires europeos. Sobre el origen de los encuentros entre unos y otros a orillas del Guadalquivir, éste se produjo en la temporada 1959-60. Tanto el Córdoba como su adversario el domingo militaban en el Grupo Sur de Segunda, en el que mantuvieron una interesante pugna por saltar a la elite. El premio último lo obtuvo el conjunto bermellón, que sin embargo no pasó del empate a cero en su visita a una escuadra que dirigía el histórico Roque Olsen y que acabó segunda.

Curiosamente un partido sin goles abrió el camino de los choques entre el Córdoba y el Mallorca, que casi siempre se dieron en la categoría de plata. Como excepciones se cuentan dos encuentros en Primera, en las campañas 1962-63 y 1965-66, y otro en el Grupo II de Segunda B, ya en la 1980-81. En el primero de estos enfrentamientos se impuso el cuadro balear por 1-2. Los otros dos terminaron con sendos triunfos claros de los blanquiverdes (2-0 y 4-1, respectivamente). Dos décadas necesitó el conjunto bermellón para volver a ganar en feudo califal. Lo hizo en el curso 1982-83, cuando se hizo con los dos puntos en juego -entonces la victoria valía tanto como eso- tras saldar su visita con un contundente 0-3.

Aquella fue la segunda de las tres ocasiones en las que el Mallorca consiguió ganar en El Arcángel. Otras tantas fueron las únicas veces en que obtuvo el botín del empate. La última derrota del Córdoba en este tipo de contiendas se produjo, por cierto, no muy atrás en el tiempo. De hecho, la padeció en el último choque registrado entre los dos equipos a orillas del Guadalquivir. Fue en la temporada 2016-17, con ambos en un mal momento y con la permanencia como posible objetivo en ese instante. Corría aún la primera vuelta cuando el cuadro balear asestó un duro golpe al califal, cuyas riendas manejaba todavía José Luis Oltra. El técnico valenciano salvó el puesto tras perder por 0-2 ante un rival gravemente herido, pero no alguna semana después. Por fortuna, la película terminó con la permanencia de los califales. Para los insulares el desenlace de la temporada no fue tan positivo sin embargo, ya que no pudo evitar el descenso.

Etiquetas
stats