Atentos, señores: tienen ustedes un nuevo jefe

Jugadores del Córdoba en una sesión de entrenamiento en la Ciudad Deportiva | MADERO CUBERO
José Antonio Romero afronta hoy su estreno como entrenador principal al frente de la primera plantilla | El objetivo, "conocerlos y que ellos me conozcan a mí"

Día de transición en El Arcángel. A las 10:30 se ha fijado el primer entrenamiento con nuevo jefe para la primera plantilla del Córdoba, que conocerá a José Antonio Romero Morilla y sabrá de sus intenciones y sus recetas para reactivar a un equipo encallado. "Será una toma de contacto. Ellos me tienen que conocer y yo a ellos. Vamos a marcar la hoja de ruta. Mi idea es sacar su carácter para que sean un equipo cohesionado tanto con balón como sin balón", dijo el nuevo responsable blanquiverde en sus primeras manifestaciones tras su sorprendente nombramiento.

"Llevo toda la vida esperando esto", declaró el sevillano y cordobés de adopción, que tiene once partidos por delante para construir una salvación milagrosa. La etiqueta de "interinidad" sigue colocada de modo oficial, aunque todos los movimientos que ha realizado el club apuntan a que la idea es que el veterano técnico de 55 años siga hasta la conclusión del campeonato. Un resultado positivo en Anoeta, donde tiene su primera cita (domingo 22, 19:00, Canal + Liga y GolT), desengrasaría la bisagra y haría el cambio menos chirriante. No hay una corriente de ilusión inmediata con el relevo en la dirección. Más bien se detecta una expectación doliente entre el cordobesismo. Nada que no se arregle con un puñado de victorias.

Hoy habrá sesión a puerta cerrada con los jugadores. Allí se pondrán las cartas sobre la mesa. Durante los primeros quince minutos se permitirá a las cámaras tomar imágenes del estreno de Romero, pero después se cerrarán las puertas de El Arcángel y allí se quedarán ellos con su problema por resolver. Antes, a las 10:15, está previsto que comparezca en la sala de prensa Miroslav Djukic. El serbio se despedirá después de haber permanecido 19 jornadas al frente de un Córdoba al que deja metido en un considerable embrollo. Hizo lo que pudo. Heredó un equipo colista de Ferrer. Ahora le deja el mismo legado a su sucesor, Romero, que con muchas jornadas menos y bajo toneladas de presión tratará de que funcionen sus fórmulas de gestión emocional. Si pincha al grupo y sale sangre será buena señal. Si no, mal vamos.

Etiquetas
stats