Al ataque desde la defensa: el plan del Córdoba

Djetei celebra un gol en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Dicen que la mejor defensa es un buen ataque. En realidad es una cita de El arte de la guerra, de Sun Tzu, militar y filósofo de la antigua China. Nada más cierto puede haber en el fútbol, si bien la lectura puede darse a la inversa. Buen ataque es el que se hace desde la defensa. Precisamente ésta es una de las premisas del Córdoba de cara a la próxima temporada, para la que trabaja su dirección general deportiva en una plantilla de amplio recorrido en cuanto a capacidades. Dicho de otro modo, el club desea cerrar un vestuario con variedad de recursos. Sobre todo es en la zaga donde desea contar con esa versatilidad, que es la palabra elegida en esta ocasión. Todo, eso sí, dentro de un proyecto que es más a medio plazo con comienzo en la 2020-21.

Ésta es la hoja de ruta establecida por la entidad, según explicó Miguel Valenzuela el martes. “Tenemos que crear una estructura de equipo que te valga para los próximos tres o cuatro años. Necesitamos, sí o sí, un equipo sólido y versátil”, afirmó el director general deportivo del Córdoba en una rueda de prensa vía telemática. Quizá se pueda entender la doble idea como el mantenimiento de tópicos pero la realidad es que está lejos de otros conceptos como el tan repetido de la polivalencia. No es tanto eso lo que se busca, así como tampoco la consistencia como se entiende hasta ahora, sino otras cualidades. “El míster tiene que tener la posibilidad de jugar cualquier sistema y eso lo conseguimos teniendo dos jugadores de diferentes características en cada posición”, prosiguió el máximo responsable del área técnica blanquiverde.

Por tanto, lo que se pretende desde el club es conformar una plantilla con una amplia gama de recursos. Y en este aspecto en el que cobra especial importancia la zaga. Al menos es la deducción de las palabras del propio Miguel Valenzuela. “Si necesitamos laterales largos, pues los buscaremos, pero también laterales de otro corte porque hay partidos que se ponen feos”, indicó el director general deportivo del club. “Haremos un equipo sólido cuando tengamos una defensa capaz de atacar y de defender”, prosiguió en su comparecencia. De esta forma, planteó una fórmula para equilibrar la solvencia en labores de retaguardia y el peligro en línea de vanguardia. Esto es que incluso los centrales participen, siempre que sea posible, en la elaboración del juego ofensivo.

“Traeremos un central de garantías. Si tenemos una buena columna vertical todo irá bien pero también traeremos un central sub 23 para sacar el balón de atrás”, concluyó Miguel Valenzuela al respecto. Por tanto, la intención es aprovechar y sacar el máximo rendimiento de las cualidades de los distintos jugadores que se pongan a las órdenes del entrenador, Juan Sabas. También lo es otorgar valor a cada una de las fichas que se utilicen en la inscripción federativa del conjunto blanquiverde. Significa esto que las licencias sub 23 no sean, como habitualmente, casi de relleno -por decirlo de alguna forma- y se cubran con futbolistas que también puedan competir por la titularidad. Rara vez los grandes equipos tienen esta perspectiva.

Un buen ejemplo de lo que busca el Córdoba está en Djetei, quien no interviene en la creación de juego pero sí colabora activamente en ataque. El camerunés completó su primera temporada con la elástica blanquiverde con tres goles y todos fueron de gran importancia. El primero sirvió para salvar un empate en El Arcángel ante el Mérida, el segundo para voltear un marcador adverso ante el Sanluqueño -de nuevo en estadio propio- y el tercero para lograr una valiosa victoria en Badajoz. Pero el africano está a la espera de compañeros, ya que en la línea defensiva el conjunto blanquiverde tiene hoy por hoy a Xavi Molina -que llegó como pivote-, Iván Robles para el lateral derecho y Jesús Álvaro para el flanco izquierdo. Porque todo hace indicar que Raúl Cámara va a cambiar el césped por los despachos y que a Víctor Ruiz se le va a buscar salida.

Etiquetas
stats