Ariel Montenegro: “Tenemos muchas ganas de demostrar de qué pasta estamos hechas”

Ariel Montenegro, en un entrenamiento del Córdoba Femenino | JUAN HUERTAS

Tras una larga pretemporada, la oficialidad llega a la ciudad deportiva para el Córdoba Femenino. El conjunto cordobesista, que disputará una temporada más la Reto Iberdrola en un novedoso y complejo sistema, debutará el próximo sábado a las 17:30 en el complejo del Camino de Carbonell frente al Pozoalbense, equipo con el que precisamente se enfrentó en la pasada Copa Andalucía. Ariel Montenegro debutará en el banquillo blanquiverde en su estreno en un equipo femenino, una escuadra renovada, con muchas incorporaciones y de la que se espera estar en los puestos altos de la clasificación.

Todos los entrenadores coinciden en que los resultados son lo de menos en partidos de pretemporada. “Estoy contento, hemos competido de buena manera, he querido elevar el nivel al poner equipos masculinos, como responder (por su superioridad física). El equipo ha respondido bien, los resultados son lo de lo menos, tenemos que llegar en las mejores condiciones”, afirmó Montenegro ante los medios. En una liga sin margen de error, el objetivo realista del Córdoba Femenino es “estar entre las cuatro primeras, lo que decante el futuro no lo puedes hacer. Hay que mantenernos entre los cuatro primeros durante la primera fase”.

No hay forma más exigente de empezar la nueva competición que enfrentarse al rival de la provincia, con el que empató a uno en la Copa Andalucía. El técnico argentino señaló que “espero que se decante a favor nuestro. Es un equipo complicado, con sus armas para poner las cosas complicadas. El equipo está bien y con muchas ganas de demostrar de qué pasta estamos hechas”.

En cuanto a la incorporaciones, más de una docena, opinó que “las jugadoras que tengo son las mejores, con las que mejor puedo trabajar, no me hace falta nadie más”. Los tres nombres propios con tono blanquiverde en la comparecencia del entrenador cordobesistas fueron Karen Vénica, Elizaveta Danilova y Candice Goujon. La argentina, según su compatriota, tiene problemas burocráticos en Argentina y su llegada podría retrasarse a la semana que viene, sumando las dificultades de papeleo de una Argentina confinada. En cuanto a la rusa, se incorporó al grupo en el día de ayer y, junto a la dirección deportiva, se valoró la aptitud del perfil para el sistema de Montenegro, sobre el que el propio preparador no ha dado pistas. El caso más curioso es el de Candice Goujon, que rescindió contrato pocas semanas después de su llegada. “Fue muy noble, no se adaptó a la situación. Venía de Francia, no tuvo la adaptación que ella creía que iba a tener. Muchas jugadoras no se adaptan a circunstancias. Ha sido muy honesta, al ver que no tenía adaptación correcta, hubo acuerdo con el club. Estuvimos siempre cerca de ella para solucionar los pequeños problemas de adaptación”, manifestó Montenegro.

Para el encuentro, según atestiguó el entrenador del Córdoba Femenino, estarán todas disponibles más allá de que algunas solucionen pequeñas molestias musculares de cara al fin de semana.

Una pretemporada tan larga aporta, entre otras cosas, capacidad de mejora y adaptación en una nueva situación como es la de entrenar a un equipo femenino por primera vez. “Todos los entrenamientos aprendes algo, llevamos 60 y pico sesiones con ellas y siempre salen cosas buenas. Son muchas cosas, son muy observadoras, todo lo que le tiren lo asimilan de gran manera. Yo también voy progresando”, reveló un Ariel Montenegro que tiene claro, según apostilló, la confianza plena en la cantera en cualquier contexto y que, tras las incorporaciones, la exigencia es máxima para todos y todas. El balón está a punto de rodar.

Etiquetas
stats