Dos alumnos rezagados en la asignatura de la victoria

Edu Ramos en el Sevilla Atlético - Córdoba CF (1-1) en el Viejo Nervión | LOF

La situación es crítica. No es ninguna novedad. Sí que cada vez resulta más grave y difícil de salvar. Pero resta tiempo. Es lo que piensa el Córdoba, su cuerpo técnico y el vestuario especialmente. Lo cierto es que el conjunto blanquiverde sigue como colista de la tabla y ve la permanencia a cinco puntos de distancia. Esta realidad es producto, entre otras cuestiones, de una dinámica negativa que va camino de convertirse en histórica para el club en Segunda A. El cuadro califal acumula siete jornadas sin saber lo que es vencer. Una racha a la que ha de poner fin cuanto antes, para lo que tiene una nueva oportunidad el próximo domingo (18:00). Entonces, recibe en El Arcángel a un rival que tampoco atraviesa su mejor momento. Es la Cultural y Deportiva Leonesa, que incluso encadena más encuentros sin conocer el triunfo, hasta alcanzar los diez.

Repasadas las circunstancias de cada equipo, el nuevo duelo liguero del Córdoba lo es entre dos alumnos rezagados de la escuela de Segunda A. En concreto, necesitan mejorar -muy mucho además- en la asignatura de la victoria. Porque los dos empiezan a olvidar de qué trata la materia. En la negativa tendencia compartida, más complicada es la situación para el conjunto blanquiverde. No sólo no gana, sino que pierde con demasiada frecuencia. La escuadra de Juan Merino viene de empatar ante un rival directísimo como es el Sevilla Atlético, pero apenas suma 2 de los últimos 21 puntos -2 de 15 con el linense-. Un registro que hace recordar el peor de los momentos del club en la categoría de plata en los tiempos recientes.

En sólo un punto supera el cuadro califal al de la temporada 2004-05, cuyo comienzo le dejara, ya y con un mundo por delante, al borde del abismo. Los blanquiverdes no ganan desde el 8 de octubre. Ese día se impusieron al Alcorcón (3-0) y respiraron antes de entrar en fase de empeoramiento total. Después, el Córdoba cerró con cinco derrotas y dos empates sus encuentros. Precisamente es esta dinámica la que lleva al equipo a habitar en la última posición de la tabla. Un hecho que debe cambiar cuanto antes. Y la única forma de hacerlo es, claro está, lograr al fin un triunfo. Quizá sea éste el instante adecuado, puesto que el adversario tampoco sabe vencer.

Pero la situación de la Cultural bien puede ser un arma de doble filo. Ya se comprobó con el Lorca, que recibió al Córdoba en estado crítico y consiguió sin embargo sumar de tres. Los leoneses, que regresan a Segunda A después de unas cuantas décadas, se mantienen fuera de la zona de descenso. Principalmente gracias a las rentas de su buen inicio de campaña: venció tres encuentros y empató otro tras su derrota en la primera jornada. Además, apenas perdió otros tres partidos. Dicho de otro modo, son diez los partidos que encadena sin conocer el triunfo, pero al menos supo sumar en siete. Una ristra de igualdades en los marcadores que permite a los de Rubén de la Barrera ver desde fuera el peligro del descenso. Ellos también necesitan ganar, y ahí reside el problema.

Etiquetas
stats