Agrio desenlace para el Deportivo Córdoba

Lance de un encuentro del Deportivo Córdoba en Vista Alegre. | MADERO CUBERO

Por muy poco. El Córdoba no pudo solventar con victoria un encuentro en el que fue mejor anímica y estadísticamente, el que disputó este domingo ante el Jimbee Roldán. De hecho, las cordobesas desperdiciaron numerosos contragolpes, de hasta dos y tres contra una, en los que pudieron sentenciar el choque a su favor. El partido se les complicó en la recta final. Sobraron ocasiones y faltó acierto. Y viceversa en lo que se refiere al cuadro murciano, que fue más efectivo y logró materializar las pocas oportunidades que el partido les brindó. De esta forma, el conjunto que dirige Pablo García obtuvo un empate (2-2) que sabe amargo.

El duelo en tierras murcianas transcurrió de tal forma que prácticamente sólo tuvo vida material en los instantes finales de cada mitad. Únicamente Bea, que adelantó a las cordobesas en el ecuador de la primera parte, puso salsa en otros momentos. Atrás quedaron numerosas intentonas visitantes sin el acierto adecuado. El choque se avecinaba positivo para el Deportivo Córdoba tras lo visto en esos minutos, así como por la inercia ue llevaba. Sin embargo, el Jimbee Roldán hizo gala de una enorme efectividad en la jornada matinal del domingo y devolvió el empate al marcador (1-1) a poco menos de nueve minutos para el descanso en el único una contra una que tuvo.

La marcha a vestuarios se tomó con sensaciones dispares por ambos conjuntos. Por un lado, las cordobesas eran conscientes de que habían dado vida a un rival que había demostrado poco. Y por otro, las locales salían satisfechas de haber aguantado lo que podría haber sido una auténtica sangría.

La segunda mitad volvió a ser de dominio visitante. No obstante, las califales seguían en su empeño de fallar lo imposible. Además, tuvieron la posibilidad de volver a adelantarse tras jugar durante varios minutos en superioridad tras la expulsión de una jugadora local por un codazo. Aun así, y de nuevo con las diez jugadoras sobre la cancha, el milagro llegó de área a área. La guardameta Noe adelantó desde su portería a las de Pablo García a 1:40 del pitido final (1-2). Pero la alegría no sería muy duradera, pues el Jimbee Roldán, con la táctica de portero-jugador, conseguiría hacer el empate faltando apenas 40 segundos. Un desenlace agrio, aunque en cierta medida meritorio, pues solo pudieron disputar el encuentro ocho integrantes del cuadro cordobés debido a la acumulación de bajas.

Etiquetas
stats