Quequé: “Mola estar en la tele para que venga gente al teatro”

.
El cómico, famoso por el Club de la Comedia, dará rienda suelta a la vedette que lleva dentro como maestro de ceremonias durante la primera y tercera semana de la carpa de The Hole en Córdoba

vedetteThe Hole

Maquillado como una puerta, con pantalón negro de lentejuelas y casaca blanca y plata a lo Sargent Pepper, Quequé atiende a Cordópolis en un bar improvisado en los vomitorios de la Plaza de Toros. Nos adelanta antes de comenzar este selfie, que en el espectáculo cordobés habrá alguna “perlita” sobre la  Mezquita-Catedral o la alusión a algún local mítico de la hostelería de la ciudad. Qué intriga.

P. ¿España es cabaretera?

R. Yo creo que sí, la verdad. Era una tradición que se había perdido un poco y que espectáculos como este, y alguno más que vendrá, están reflotando el género, quitándole lo antiguo y modernizándolo, pero bien.

P. ¿Qué tiene The Hole de Teatro Chino de Manolita Chen?

R. Tiene muchas influencias porque en el fondo es lo mismo. Nosotros tenemos otro decorado y otra cosa con otro espíritu, pero no podemos negar de donde venimos. Es igual que los cómicos, yo no puedo negar que vengo de los cuentachistes, les tengo mucho respeto y los considero una influencia más. Pues igual con Manolita Chen.

P. ¿Tu primera vez en una plaza de toros?

R. Creo que sí, había estado alguna vez en una capea pero no es lo mismo.

P. Bajo carpa, ¿mola más el show?

R. Sí, gana mucho porque iguala mucho. En teatro está muy bien, pero tiene esa componente social de ver y ser visto. Aquí el último ve el espectáculo casi tan bien como el primero y el espíritu circense de este espectáculo en carpa queda muy bien.

P. ¿Cuándo viste The Hole por primera vez?

R. Hace tres años y sin tener la más remota idea de que hoy estaría aquí. Lo vi en Madrid, en el teatro Calderón con Álex O'dogherty como maestro de ceremonias. Me encantó, me lo pasé como un niño y cuando vi a Álex volando por los aires le dije, te lo pasas de la hostia, y mira tú por donde. Aquí llevo ya un año.

P. ¿Cuál es el ingrediente secreto que explica el éxito de este espectáculo?

R. No es uno solo, si no la mezcla de ingredientes. Un poquito de erotismo, un poco de comedia, de circo, un buen decorado, un buen guión... al final todo eso funciona. The Hole está por encima de todo, de que esté yo, Pepa o Álex.

P. Hay quien teme ser levantado de su mesa y llevado al escenario durante el show ¿es para asustarse?

R. No, que va. A ver, estar sentado en primer afila es tentar a la suerte, igual algo salpica. No humillamos a nadie y si quieres participar, hay un momento en el que puedes y si la persona no quiere, no pasa nada. Solo queremos que la gente se lo pase bien y que nadie se sienta incómodo. Vengan sin miedo que aquí el único que hace el ridículo soy yo.

P. ¿Resulta liberador encarnar a un personaje tan excéntrico?

R. Es lo mejor. Con mi poca experiencia actoral hacer de loco es genial porque no hay límites. Lo difícil es hacer de persona normal. Y yo que vengo del monólogo, de esa quietud, verme tan suelto, volando, bailando y cantando es muy agradecido

P. ¿Qué clase de ingeniería permite que exista indistintamente maestro y maestra de ceremonias?

R. Sí, es increíble y además con el mismo guión, solo cambia el género de la rata protagonista y ya está. Hay quien viene a ver los dos (la semana que viene la MC será la Terremoto de Alcorcón), no para comparar sino para ver cómo cambia el show. El guión se va actualizando, además, se quitan las cosas que menos funcionan y hacen que esté vivo.

P. ¿Te asustan las ratas?

R. No, que va. Y son de verdad las del espectáculo, cobran muy bien, más que yo, y son grandes compañeras. Inteligentes y muy listas.

P. ¿Daréis respiro para que el espectador twittee desde la grada?

R. Sí, hay un descanso y después lo artistas salen para hacerse selfies y charlar con la gente porque esa es nuestra mejor promoción.

P. ¿Deben existir límites en lo socialmente aceptable?

R. Para mí los límites en un país democrático los marca la ley y eso es lo que ha de respetarse. En realidad, el mensaje de The Hole es por qué no aceptamos otra clase de amor que no es la nuestra, como que una persona se enamore de alguien de su mismo sexo o de un caballo, igual al caballo no le mola, pero el mensaje es ese, vive y deja vivir y tu parte de vida que sea lo más divertida y no hacer el mal a los demás. Un mensaje muy asequible, muy carpe diem que llega al final de espectáculo, cuando llevas dos horas riendo y que funciona muy bien porque te toca la fibra.

P. Si alguien se siente ofendido por este show ¿se lo debe hacer mirar?

R. Debería mirárselo urgentemente porque aquí no vas a ver nada que no verías en una playa normal, ya no digo naturista. En general, tengo un mensaje para quien se ofende con esta clase de espectáculos o chistes: Te jodes.

P. ¿Que ha supuesto para tu carrera caer por este agujero?

R. Claramente un antes y un después. Nunca había hecho nada parecido y dudo mucho que vaya a hacer algo parecido en el futuro. Me ha dado la oportunidad de probar algo más actoral, de inventarte otro personaje que no es el de los monólogos. Me ha inspirado mucho el Gurruchaga de los 80, ese personaje loco que me encantaba y me hacía reír muchísimo y he tirado por ahí, por esa locura.

P. ¿Echas de menos la tele?

R. No, no, la tele siempre está ahí, ahora con Comedy Central, La lista tonta, ahora grabaremos el Club de la Comedia...y mola tenerla para que la gente venga a los teatros.

P. Por último te pido otro mensaje, este para tanta gente que no se puede permitir económicamente asistir a un espectáculo como The Hole

R. Es tremendo y el daño que está haciendo la no política cultural de este gobierno es terrible. Yo al gobierno ya no le pido que ayude, sino que no moleste ni se entrometa. Ese 21% de IVA la compañía lo tiene que asumir porque no lo puede trasladar a los precios. A The Hole se puede venir por 15 euros, que son dos cubatas, y por 45 máximo, aunque soy consciente que hay gente que no se puede permitir ni la entrada más barata. Por eso que el público siga viniendo y llenando esta carpa hace que les haga una reverencia tras otra porque son los que han permitido dos años y pico de gira moviendo a 40 ó 50 personas. Y esos 11 puntos de diferencia (del IVA) se los está comiendo Montoro que está con nosotros encantado, al igual que con 8 apellidos vascos.

Etiquetas
stats