¿Qué puntúa el jurado del Concurso de Carnaval?

Miembros del jurado del Concurso de Carnaval. | PACO JIMÉNEZ
La vocalización, el tipo o las letras son las cuestiones a examen en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas | El resultado de la actuación de cada grupo es la suma de nueve notas

Su trabajo es complicado. En ocasiones no gusta y en otras… parece que tampoco. Aunque en realidad suele suceder aquello de que nunca llueve a gusto de todos. No sería justo afirmar que nadie está de acuerdo con ellos, porque no es cierto. En fin, que sus decisiones suelen levantar controversia, opiniones de todo tipo. Lo normal, por otro lado cuando éstas significan la continuidad o no en una competición -que no deja de serlo por feo que suene-. Son diez y juntos conforman el jurado. El jurado del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC), que no es el mismo todos los años. Las críticas sí. Es parte de esta fiesta, de la batalla de las coplas que tiene lugar en el Gran Teatro. Pero habrá quien realmente no sepa en qué se fija esa decena de personas, por iniciados en el reino de Don Carnal, porque no sintió la curiosidad de conocerlo o simplemente porque no se lo explicaron. ¿Quién no se habrá preguntado alguna vez qué puntúa el jurado?

El conjunto de voces, la afinación y la vocalización son importantes, al igual que la musicalidad y las letras del repertorio que defiende cada agrupación. También el disfraz. Pero todas estas cuestiones no se juzgan de tal forma sino en cada uno de los temas de la actuación que ejecuta cada grupo. La puntuación final tras un pase es por tanto resultado de la suma de nueve calificaciones, ya que además de la presentación, los dos pasodobles, los dos cuplés y el popurrí, el estribillo se analiza en sus dos ejecuciones -al final de cada cuplé-. El tipo completa el examen. “Los puntos, tanto si es de comparsas como si es de chirigotas, se van metiendo en una base de datos de la Asociación (Carnavalesca). De ahí sale el resultado”, explica uno de los vocales del jurado de este año, Luis Alguacil -compañero gráfico de Cordobadeporte-. “Nosotros hemos puntuado del uno al diez, pero luego el ordenador hace su regla de tres”, añade, puesto que las notas pueden ser de un quince o de un seis como máximo, por ejemplo.

Además, las modalidades son estudiadas por distintos componentes: cinco lo hacen con chirigotas y otros cinco con comparsas, coros y cuartetos. Uno de los miembros, que no es siempre el mismo, presta atención al tiempo que tiene cada formación, que es de media hora. Por otro lado, Luis Alguacil indica que “otra cosa que se tiene muy en cuenta es el pellizco que te dé a ti la agrupación”. Es decir, lo que transmita a cada uno de las personas que forman el jurado los distintos grupos. “También nos guiamos por sentimientos. En el jurado hay grandísimos profesionales del flamenco y de la música, pero al fin y al cabo somos aficionados al Carnaval y obvio que cuando una letra te pega un pellizquito se suma más”, admite. Por cierto, es difícil ver formaciones que defiendan el tipo, por decirlo de alguna forma, a lo largo de todo un pase -que el repertorio vaya siempre en consonancia con la representación-, algo que este año hacen la chirigota ‘El Nervios’ o la comparsa ‘La Incorruptible’, por ejemplo -hay más-, y sin embargo esta circunstancia “tiene muchísima importancia”.

Más allá de los criterios, Luis Alguacil apunta que algo que ha levantado quebraderos de cabeza al jurado este año es el asunto de la participación de los figurantes. Fueron en preliminares hasta cuatro -de cinco- las sanciones por su participación sonora. En ese sentido, señala que “los figurantes no pueden emitir ningún efecto sonoro (ni hablar, ni aplaudir) y sintiéndolo mucho hay que penalizarlo y es en el tema en el que ocurre”. Con todo, afirma que “las bases necesitan una revisión, y además es urgente, somos todos conscientes, porque hay cosas que pueden confundirse”. Sea como fuere, asegura que los miembros del jurado intentan “ser lo más justos posible, lo más honestos”. “Éste es un puesto que no está profesionalizado. Se hace altruistamente”, resalta antes de admitir que “es imposible contentar a todo el mundo”.

Por cierto, ¿cómo se conforma el jurado? “Aquí en Córdoba la Asociación (Carnavalesca) selecciona un presidente y es él quien forma un grupo”, expone Luis Alguacil. En esta ocasión, la presidencia recae sobre Pedro Funes, del que señala “se rodea de muchas personas que no han estado nunca” en esta responsabilidad. Tres son los miembros del conjunto de personas encargado de juzgar a las agrupaciones que antes no lo habían sido jamás. Entre ellas, el propio Alguacil.

Etiquetas
stats