Martín Caparrós: “Los géneros pueden convertirse en fósiles de palabras”

Cosmodiálogos con Martín Caparrós

Los libros de Caparrós son lectura obligada en las facultades de comunicación, imagen o periodismo o como se llame esto del oficio de comunicar. 

Lacrónica, así todo junto, es lectura inexcusable en la facultad de periodismo como también es obligado escuchar a su autor. 

Caparrós, que ha vivido el tránsito del periodismo en papel al digital, no renuncia al poder de las palabras, sea en el medio que sea. “Hay una especie de susto de principiantes al pensar que en un medio digital hay que escribir menos”. “Eso es mentira”. 

Pero advierte también de que, a veces, se opina de una crónica escribiendo 3.000 palabras sobre una crónica que apenas llega a las 3.000 palabras. 

Con esa ironía, y con su acento argento, nos dejó Martín Caparrós una magnífica velada en la Sala Orive para reflexionar sobre el oficio de contar cosas, de encontrarse con gente, de escribirlo, de contarlo. 

Martín Caparrós confesó que sólo pertenece a dos “asociaciones”: la periodística que lleva el nombre de García Márquez y la futbolística del Boca Junior. 

Perfecto. Qué otra cosa vamos a decir los cronistas sobre el gran cronista. 

Que la palabra es lo primero. Sea el género que sea (o como se llame eso).

Etiquetas
stats