José Manuel Sánchez: “Nunca escribo a golpe de sentimiento, pesar o alegría”

Selfie de José Manuel Sánchez.
El escritor cordobés y su obra 'Jazz Café' se alzan con el galardón en la novena edición del Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona

José Manuel Sánchez (Córdoba, 1966) es el nuevo ganador del Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona en su novena edición. El jurado del concurso definió Jazz Café como “vibrante obra que remite a los clásicos del género, tamizada con un humor irreverente que despierta la hilaridad del lector en numerosos pasajes, y la denuncia de un sórdido entramado, todavía latente en nuestra sociedad, como son los neonazis”.

Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla, inició labores de documentación y guión para documentales televisivos, al tiempo que se encargaba de la corresponsalía de un periódico nacional, etapa en al que se sumergió en el tratamiento preciso del lenguaje escrito. Desde 2011 es organizador del certamen de relatos La Plaza del Bar, de la Asociación Cultural Abades, y ha sido finalista del I Concurso de Novela Breve de Navalmoral de la Mata y ganador del sexto certamen de relatos El Mundo Esférico.

Jazz Café comienza con el asesinato de un crítico de arte con fama mundial en un callejón de la califal ciudad de Córdoba. El detective Epicuro Salvatierra, Salva, recibe el encargo de la investigación de parte de la pareja sentimental del asesinado. Un extraño símbolo marcado a punta de navaja en el pecho del cadáver sugiere la participación de alguna secta, pero datos filtrados desde el Instituto Anatómico Forense reorientarán las pesquisas. El detective consultará diversas fuentes, incluido Esteban Ibarra, y se abrirá al fin una vía clara para la investigación: el submundo violento de la ultraderecha.

Pregunta. No querías inscribirte en este concurso y, al final, has resultado ser el vencedor.

Respuesta. No me oponía a concursar. Sencillamente no valoré la posibilidad. El disfrute del mismo proceso de escritura es mi fin. Es obvio que es un auténtico placer haber recibido este premio. Afirmar lo contrario sería del género imbécil, pero ha sido una alegría que no valoré por mi cuenta. Por esto que digo es innegable que mi chica es quien me ha hecho ganar.

P. Al IX Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona se presento con Jazz Café. ¿Qué cuentan sus páginas?

R. La vida de una ciudad con los biorritmos de la nuestra. La lucha de contrarios que la mueve: pasividad y acción, estridencias sociales y pausada cadencia, miseria y lujo y, como núcleo de la novela, serenidad y violencia. Una ciudad de hoy en cualquier sentido.

P: Leímos en otro medio que Jazz Café es “un reflejo de las inquietudes de sus personajes y de ti mismo”. ¿Tanto es así?

R: No. Los personajes son estricta ficción que vehiculan el transcurso de la narración y ésta nace de mis ideas. Nunca escribo a golpe de sentimiento, pesar o alegría. Escribo racionalmente y a partir de ideas. Lo contrario me resulta una perspectiva adolescente y pseudoromántica de abordar la literatura, materia de Mi Querido Diario.

P: ¿Cómo describes Córdoba en Jazz Café?

R: Como he contado en otro lugar, creo que cualquiera que lea la novela reconocerá una ciudad actual, aunque no aparezca el nombre. Si el lector además es cordobés, creo que reconocerá esta ciudad sin demasiado esfuerzo.

P: ¿Qué es lo que te ha aportado Jazz Café?

R: La oportunidad de hacer literatura sin olvidando que era eso, literatura. Me explico. Jazz Café es una novela de género negro y, como tal, está impregnada de una pátina social y  de los conflictos económicos, políticos o las tensiones entre clases. Pero esto ha de mostrarse sin sobrepasar la fina línea que separa la literatura del panfleto o el libelo.

P: Aunque estemos hablando de una novela de ficción, ¿los problemas de los personajes reflejan los que ahora azotan a la sociedad?

R: Sí, claro. Antes dije que la ciudad tiene el mismo latido que la que vivimos hoy y, por tanto, los personajes han debido ser construidos en coherencia.

P: En Jazz Café haces uso del humor sarcástico. ¿Juega un papel importante?

R: No se trata de un papel especial. Es un recurso de mi gusto que me resulta irrenunciable. Cualquier guasa con unas gotas de mala intención y sarcasmo me priva y me dejo caer en sus brazos sin oposición alguna. Por eso, el humor está presente en la novela como lo está en mis días.

Etiquetas
stats