Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

El Gran Teatro proyectará el documental sobre la reconstrucción que lo salvó de su demolición

Estado en el que se encontraba el Gran Teatro.

Alejandra Luque

0

En 1980, el Gran Teatro cerró sus puertas después de que caducara el contrato de arrendamiento que el Ayuntamiento de Córdoba mantuvo desde 1951 con el empresario Eugenio Sánchez Ramade. Al primer Ayuntamiento democrático de la historia de esta ciudad le correspondió la tarea de abordar el futuro de este edificio. Justamente un año antes de aquel cierre, en 1979, se inició la declaración de utilidad pública de este teatro, consiguiendo así elevar su protección. Aunque Sánchez Ramade aseguró que había dejado el Gran Teatro “en perfectas condiciones”, un informe de José Rebollo -en aquellos años, arquitecto municipal- alertó de humedades, señales de pudrición y grietas en multitud de zonas del edificio, como en el escenario, muros, escaleras y fachada.

Esto forma parte de la vida no solo del Gran Teatro, sino de Córdoba, y el próximo 11 de junio, el público podrá conocer de primera mano todas las visicitudes que rodearon a su restauración, iniciada en los años 80. Todo ello gracias a la proyección del documental El Teatro y su Arquitecto producido por esta institución cultural. El artífice de este logro fue José Antonio Gómez-Luengo, quien ganó el concurso de anteproyectos para rehabilitar el edificio. Reunidos en la Posada del Potro el 21 de mayo de 1982, el jurado -presidido por el teniente de alcalde Herminio Trigo-, eligió el proyecto de Gómez-Luego -tiulado Uno-Seis por cuatro votos a favor y dos en contra, destacando su carácter completo y adecuado. El último Pleno municipal de 1982 aprobó por unanimidad el presupuesto de la remodelación del Gran Teatro, valorada en unos 200 millones de pesetas.

En el documental se muestran imágenes de los rincones más ocultos del Gran Teatro, que pocos han tenido el lujo de ver, como son los telares, poleas, y cómo el arquitecto que los recuperó los explica con todo su cariño. Previa a la proyección tendrá lugar la intervención de Trigo, quien el 20 de mayo de 1986, ya como alcalde, presidió la reapertura de este teatro, hito que se retrasó ocho días más de lo previsto debido a las obras. Como una profecía, Trigo terminó su discurso de aquella jornada retando a los asistentes: “Éste es vuestro teatro, cuidadlo y queredlo. Ya no volverá a correr peligro, pero no hemos llegado hasta aquí para verlo languidecer, sino para llenarlo de vida y de actividad. Y eso depende de vosotros, de todos los cordobeses”.

El acto tendrá lugar el próximo 11 de junio a partir de las 20:00 y las invitaciones ya pueden adquirirse en este enlace.

Etiquetas
stats