El FIP Guadalquivir se despide con 3 estrenos interpretados por el Ensemble Instrumental de Cantabria

Concierto del Ensemble de Cantabria en el FIP Guadalquivir.

El Festival Internacional de Piano Guadalquivir ha culminado su undécima edición con el concierto En torno al Guadalquivir, en el que se presentaron los estrenos absolutos de tres obras: Memoria del Río Grande, de Tomás Marco; En torno al Guadalquivir, de Miguel Ángel Gris, y el arreglo de José Luis Turina al segundo movimiento de la Sinfonía Sevillana de su abuelo, Joaquín Turina, de la mano del Ensemble Instrumental de Cantabria (ENSEIC).

Con anterioridad al concierto, por la mañana y el salón de actos de Vimcorsa, los tres compositores, junto al músico y asesor de la Fundación Botín Luciano González Sarmiento, participaron en la charla Creando música desde el Guadalquivir, un encuentro excepcional en que hablaron de sus respectivos procesos creativos y de cómo el río Guadalquivir había inspirado sus creaciones ex profeso para el Festival. La charla, patrocinada por Vimcorsa, concluyó con la actuación del violinista Evgeny Syrkin y la violonchelista Vera Kuligina.

Ya al atardecer, la Sala Orive se llenaba de un público que había agotado las entradas casi una semana antes para escuchar, como en las ediciones anteriores, un concierto que rendía homenaje al Guadalquivir, a la imagen que dio vida a un Festival que, asido a sus esencias –de ahí el título de Retrospectiva-, ha reivindicado el valor de la música, del piano y de la cultura en general en momentos de incertidumbre como los que vivimos.

El director del ENSEIC, Esteban Sanz Vélez, aseguró que interpretar nuevas obras es “una responsabilidad y más en este caso porque son obras de calado”, si bien tener acceso a sus compositores, “poder comentar algún pasaje de la obra sobre el que tienes dudas y tenerlos ahí es una suerte” y facilita “dar con la clave de lo que siente y lo que piensa, dar con la impresión que ha querido dar el autor”.

“Es un privilegio y un placer participar en este importante festival”, afirmó Sanz, que por primera vez toma parte en el evento con el ENSEIC que, desde que se decretara el estado de alarma, solo ha ofrecido otro concierto, en el marco del Festival Internacional de Santander el pasado agosto. “Se puede seguir disfrutando y enriqueciéndose con la cultura en general, con todas las medidas que haga falta, pero es imprescindible, porque la cultura es el alimento del espíritu y es fundamental para las personas”, remarcó.

En esta ocasión, la ENSEIC ha estado conformada por Paula Mier (flauta), Andrés Pueyo (clarinete), Marta Álvarez (fagot), Adrián Higuera (percusión) y Hugo Sellés (piano).

María Dolores Gaitán: “Todos los conciertos han agotado las entradas”

Con este concierto, el FIP Guadalquivir ponía el broche de oro a una edición “arropada por el público y alabada por la crítica”, según sus organizadores. Por ello, la directora artística del Festival, María Dolores Gaitán, reconoce estar “muy satisfecha” con la acogida que ha tenido el festival aunque admite que “había dudas sobre cómo iba a responder el público al ser el primer festival que se celebraba en Córdoba desde el inicio de la pandemia”. A su juicio, ha quedado claro que la gente necesita música, y necesita cultura porque todos los conciertos han agotado las entradas.

El FIP Guadalquivir ha afianzado en esta edición sus pilares fundamentales, con sinergias con otros sectores, como el de la gastronomía, con el concierto gastronómico Sabores y sonidos de Al-Andalus, en el restaurante Noor del dos estrellas Michelín Paco Morales. En el Teatro Góngora y organizado por el Ayuntamiento de Córdoba, María Dolores Gaitán protagonizó junto a la Orquesta de Córdoba, que participaba por primera vez en este evento, un emotivo concierto, Homenaje, dedicado a los profesionales de la cultura y de quienes luchan a diario contra la pandemia del coronavirus.

La excelencia y la internacionalización quedaron patentes en el concierto ofrecido en la Mezquita-Catedral para rendir homenaje a las víctimas del covid-19 de la mano del duo italiano Antonello D’Onofrio (piano) y Valeria Marsheva (flauta) y la voz recitante de la cantante Pasión Vega.

El Festival Internacional de Piano se despide, pero sus organizadores piensan ya en la próxima edición. “Ideas hay muchas y ya estamos trabajando sobre ellas. Nos haría mucha ilusión continuar el proyecto inicial para esta edición de 2020, que era navegar por las provincias del Guadalquivir y ampliar las sedes del Festival”, reconoce María Dolores Gaitán que agradece a quienes han apostado por el Festival el apoyo que ha hecho posible un nuevo éxito y demostrar que la cultura es segura.

Etiquetas
stats