Eusebio Poncela vuelve a Córdoba con una parábola sobre la servidumbre y la lucha de clases

Eusebio Poncela y Pablo Rivero en 'El Sirviente'.

En El Sirviente (1963), el cineasta Joseph Losey se valió de la brillante adaptación del Premio Nobel Harold Pinter y de la interpretación de Dirk Bogarde (Premio Bafta ese mismo año) para alzarse con el León de Oro en Venecia a partir de una historia que rezumaba sexualidad y beligerancia de clase a partes iguales.

Algo parecido ha hecho la actriz y directora Mireia Gabilondo para su versión teatral de la obra que escribió Robin Maugham y que después se llevó al cine y que se podrá ver en el Gran Teatro de Córdoba el próximo 21 de diciembre. Una versión que supone, además, el retorno a las tablas de Córdoba capital de un actor superlativo, Eusebio Poncela (Madrid, 1947).

Poncela llevaba varios años sin pisar el Gran Teatro, no así los teatros de la provincia, donde hace un par de años mostró su versión de Bernarda Alba, y su reaparición coincide con el éxito que está teniendo Dolor y Gloria, la última película de Pedro Almodóvar, en la que revisita la relación que mantuvieron el intérprete y el director manchego.

En El Sirviente, Poncela interpreta a Barret, el sirviente que cuida del joven aristócrata que interpreta Pablo Rivero (Cuéntame), que ha vuelto de la guerra traumatizado. En la relación entre ambos personajes se establecerá un juego que la directora define como “una relación de poder donde cohabitan la ambigüedad, la sumisión y la manipulación”, cargada “de suspense emocional en la que la lucha moral y sexual se mezcla, casi sin palabras, sibilinamente, con la lucha de clase”.

Además de Poncela y Rivero, sobre las tablas del Gran Teatro también estarán Sandra Escacena, Carles Francino y Lisi Linder. El Sirviente es una coproducción de SEDA, Tanttaka Teatroa y La Cabaña Argentina. Llegará al Gran Teatro el 21 de diciembre, y las entradas que van de los 10 a los 24 euros, ya se pueden adquirir por internet o en taquilla.

Etiquetas
stats