El Valle del Guadiato se queda sin mineros

En los últimos días se han prejubilado los últimos 22 trabajadores del carbón de una comarca que ha vivido de las minas desde el año 1788

Es el fin de una época que ha llegado casi casi sin hacer ruido. La comarca del Valle del Guadiato se ha quedado sin mineros y sin minas de carbón. Poco a poco, como el anciano que agoniza casi sin hacer ruido, el sector del carbón en Córdoba ha fallecido. En los últimos días se han jubilado los últimos 22 mineros que sobrevivían en una comarca que ha vivido de, por y para el carbón desde que en 1788 se abriera la primera mina en lo que entonces era la pequeña aldea de Peñarroya.

El 31 de diciembre cerrará sus puertas y para siempre Encasur-Peñarroya, la empresa extractora y heredera de más de doscientos años de minería en la comarca. Hoy, todas las minas están cerradas. La última en hacerlo ha sido La Ballesta, una extracción a cielo abierto bajo el asfalto de la antigua N-432 a la altura de Espiel que abastecía a la central térmica de Puente Nuevo, que también languidece.

Ahora, lo único que quedará de la minería en el Guadiato será la memoria. Una subcontrata de Encasur se encargará en los próximos meses de eliminar ese color negro que ofrecía la zona precisamente junto a la carretera N-432 y las minas. Ese polvo de carbón que permanecía sobre la tierra y que hasta se transmitía por el olfato será sustituido por una cubierta vegetal que pretende que la tierra vuelva a ser productiva. Abajo, las galerías cerradas de los mineros, el monte casi hueco de carbón.

La minería ha sido el esplendor y la decadencia de la comarca del Valle del Guadiato. El esplendor sobre todo entre mediados del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial, cuando la demanda planetaria de carbón se disparó. Peñarroya llegó a fundirse con Pueblonuevo del Terrible en un sólo municipio, algunos pueblos del Guadiato llegaron a tener más habitantes que muchos de la campiña andaluza y la prosperidad de la zona se demuestra en una arquitectura que, por ejemplo, atrajo al equipo de Eiffel, que diseñó gran parte del hoy abandonado Cerco Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo.

La llegada de capital extranjero (francés) y la creación de la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya (SMMP) convirtieron a estos municipios en la vanguardia de Córdoba. Su huída y cierre arrastraron a la zona a la depresión económica. Hoy, todos los pueblos de la comarca pierden habitantes.

Etiquetas
stats