Tras la tempestad vuelve la manga corta

.

Tiempo habrá para analizar con más detalle las cantidades finales que va a proporcionar este episodio de inestabilidad que, nosotros y dada la fecha tan señalada como la de este lunes, bautizamos en su día con el nombre de Rafalita. Le pusimos nombre a esta borrasca que está siendo especialmente generosa en la cara sur de Sierra Morena y en la zona oeste de la comarca del Guadiato. Bembézar, Hornachuelos y Villaviciosa de Córdoba, se acercaban anoche a 100 litros por metro cuadrado acumulados en tres días.

Hoy, festivo en la ciudad y jornada de perol en el campo, también lloverá. No será posible el cuchará y paso atrás al aire libre. La animación del modelo americano de aviación (GFS) no ofrece algo de mejoría hasta bien pasada la tarde de este lunes.

Se esperan que las lluvias más intensas en este 24 de octubre se produzcan desde el mediodía y hasta las 15:00. Será al anochecer cuándo éstas desaparezcan por completo. El viento del sur y a veces con alguna racha intensa en zonas altas. Sin cambios importantes en las temperaturas que prácticamente serán calcadas a las de ayer. El viento en niveles medios y altos será del suroeste, por lo que la atmósfera estará especialmente saturada de humedad. De ahí el ambiente especialmente húmedo de estos dos últimos días y que hace por ejemplo, que el suelo de nuestras casas o la ropa, tengan especial dificultad en secarse.

La montaña rusa

Viendo la tendencia que dibujan los modelos hoy, más bien va a parecer que vayamos a estar subidos en esta atracción. Aunque este martes son posibles aún algunos chubascos aislados, se anuncia el inicio de un periodo más estable y que traerá un aumento de las temperaturas diurnas llamativo. El miércoles y el jueves, las máximas pueden acercarse a los 30 grados centígrados en la capital o superar ese registro en otros puntos del Valle del Guadalquivir. Nuestra amiga Rafalita emprende viaje a Canarias y su circulación ciclónica en sentido contrario a las agujas del reloj impulsará una dorsal sobre el sur peninsular que proporcionará estabilidad y casi calor a mitad de semana.

Después, hay señales que indican que el vórtice polar empieza a querer dividirse. Es posible y así empieza a verse en algunos modelos, que en el centro del continente se produzca el primer desalojo frío del otoño, y que ese frío llegue a la península ibérica ayudado por una borrasca que nos alcance de forma retrógrada desde el interior de Europa. Así que nos encomendamos al refranero popular para avanzar esa posible tendencia. "Por los Santos, nieve en los altos. Por San Andrés, nieve en los pies."

Etiquetas
stats