Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Toda la provincia, en emergencia por la súper población de jabalíes

Un jabalí.

A principios de verano, la Junta de Andalucía declaró la “emergencia cinegética” por la súper población de jabalíes en toda la provincia de Córdoba. Es la primera vez que ocurre. El gobierno andaluz ha prohibido las repoblaciones de unos animales que, asegura, amenazan con convertirse en una plaga, que salen ya de los montes, que transitan por zonas de cultivo y que hasta ponen en peligro al tráfico ya que cruzan las carreteras especialmente de noche.

Este sábado arranca la primera temporada de caza mayor con la particularidad de que los jabalíes se pueden cazar prácticamente sin límite en Andalucía y en toda la provincia de Córdoba, gracias a esta declaración. Este verano ya ha habido autorizaciones puntuales para su caza en los montes. Ahora, los cazadores se preparan para diezmar una población que se ha descontrolado, según la Junta.

“Se trata de una especie muy rústica, que cría bien y se adapta a cualquier tipo de entorno, tanto agrario como forestal, motivo por el cual, su expansión es constante”, señala el presidente de la patronal agraria Asaja, Ignacio Fernández de Mesa, a través de una nota de prensa. Asaja destaca los “problemas que suele causar” la expansión descontrolada del jabalí, “a nivel de daños sobre la agricultura, accidentes de tráfico o daños de naturaleza sanitaria sobre la cabaña ganadera, entre otros”.

Los cazadores podrán abatir jabalís incluso cuando concluya la temporada de caza mayor, prevista para el 11 de febrero. Hasta el 15 de marzo, aquellos cazadores que lo soliciten “podrán realizar una batida de gestión más, o dos cacerías en mano”, señala Asaja.

La población de ciervos, diezmada por la enfermedad hemorrágica

La caza mayor en Córdoba siempre se ha centrado, especialmente, en ciervos y jabalíes. Y a diferencia de los jabalíes, la población de ciervos ha sido diezmada en verano por la incidencia de la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica (EHE). Las especies ciervo y gamo son las que sufren esta enfermedad, que han compartido con la cabaña de ganadería de vacuno extensivo.

Fernández de Mesa ha indicado que la repercusión de la EHE ha sido muy variable, en función de las zonas de la provincia. De esta manera, ha habido cotos en los que la incidencia ha sido nula, no encontrándose animales muertos a lo largo de todo el verano por esta causa, pero, en el lado opuesto, hay cotos que han tenido hasta un 10-15 % de mortalidad.

La EHE experimentó su momento de mayor intensidad en verano, de forma que, actualmente, ya es menor o nula la incidencia. Hay que indicar que se trata de una enfermedad no transmisible a personas (zoonosis), y que no afecta a la calidad de la carne que será objeto de comercialización.

Llamada a la seguridad

Por último, Asaja destaca la importancia de la seguridad en las cacerías para prevenir accidentes, por lo que hace “un llamamiento a la responsabilidad en este sentido, dado que son muchas las personas que intervienen en las cacerías”. Y es que, además de los cazadores, hay que tener en cuenta al resto de participantes en este tipo de eventos, como pueden ser el personal de catering, secretarios, pastores, perreros, carniceros, arrieros, veterinarios, taxidermistas, etc.

Etiquetas
stats