Desorientados y en busca de comida por la sequía: los jabalíes bajan a la ciudad

No es la primera vez y es probable que tampoco será la última. Este lunes, a las 9:00 de la mañana, decenas de vecinos desenfundaban sus teléfonos móviles para grabar algo que desde sus coches o sus viviendas les parecía inaudito. Una piara de jabalíes surcaba el norte de la ciudad, la más próxima a Sierra Morena, pero una zona lo suficientemente urbana como para no ver animales salvajes con esa facilidad. Pero, ¿qué hacía un grupo tan numeroso de jabalíes cruzando calles, refugiados en solares de la zona entre El Tablero y El Patriarca?

El caso aunque parezca anecdótico no lo ha sido para las autoridades. De hecho, el asunto está en manos de la Delegación de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, que ha dado parte a Sadeco y a la Policía Local de Córdoba. Según los técnicos de Medio Ambiente, la presencia de jabalíes se debe a la sequía. La falta de lluvia les ha dejado sin el abundante alimento que deberían tener ahora mismo en la sierra y los animales van siguiendo el rastro de la comida. A eso se une una clara desorientación, que los ha hecho visibles cuando en su hábitat natural no lo son. En la sierra, de hecho, no es fácil ver a un jabalí, aunque sí a sus huellas.

“En principio se trata de un hecho aislado, pero ya la Delegación Territorial está en contacto y conversación con Sadeco para la adopción de medidas en caso de que fuera necesario, ya que, al encontrarse en zona urbana, ese control de especies estaría bajo el ámbito de control de la empresa municipal”, han destacado fuentes del gobierno andaluz a preguntas de este periódico. 

“Recomendamos a la población que no se acerque, que no les suministre comida y que, en caso de presenciar algún avistamiento en zona urbana, procedan a comunicarlo inmediatamente a la Policía Local, al número 092”, recomienda la Junta a los ciudadanos.

Pero la presencia de jabalíes empieza a ser más común de lo que parece. Entre marzo y abril de 2020, durante el confinamiento más duro, muchos vecinos grabaron imágenes de jabalíes campando a sus anchas por zonas de la ciudad. Entonces, la ausencia de personas por la calle y de tráfico facilitaba su llegada. Pero apenas unos meses antes, sin confinamiento ni pandemia, la Policía Loca tuvo que capturar a un jabalí en Escultor Fernández Márquez que había alarmado a la población. Antes incluso, los vecinos de San Rafael de la Albaida denunciaban la presencia nocturna de jabalíes, que destrozaban contenedores de basura.

Ahora ha sido directamente una piara de al menos seis individuos los que se han adentrado en el casco urbano. El hambre y la desorientación ha sido los que los ha sacado directamente de su hábitat.

Etiquetas
stats