“Que la luz de las velas ilumine la verdad sobre las fosas”

Velas sobre la fosa del cementerio de La Salud

Cuando el anochecer se echaba este viernes sobre Córdoba, la luz de una multitud de velas se encendía sobre la tierra que guarda la fosa de fusilados del 1936 en el cuadro de la Virgen de los Dolores del cementerio de La Salud. Cientos de personas han participado, así, en el homenaje que la asociación de familiares de las víctimas de la represión franquista Dejadnos Llorar ha organizado en memoria de quienes aún yacen en las fosas del cementerio y han reivindicado que las administraciones den luz verde a los trabajos de excavación y exhumación, para recuperar los restos de cientos de personas represaliadas.

Sondeos en el cementerio para acabar con el silencio sobre el enterramiento de fusilados en Córdoba

Sondeos en el cementerio para acabar con el silencio sobre el enterramiento de fusilados en Córdoba

“Que la luz de las velas iluminen la verdad”, se ha podido escuchar en la lectura del manifiesto de Dejadnos Llorar que se ha pronunciado con motivo de este homenaje, al que han acudido varios cientos de personas, en recuerdo de sus familiares, a los que aún buscan, 85 años después del golpe de 1936.

Por eso, coincidiendo con este 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, las familias de las víctimas han reivindicado los derechos de los suyos, el derecho a conocer la verdad, a recuperar sus restos y a reparar su sepultura de manera digna. Y, en ese sentido, han pedido que “no se produzcan más dilaciones en el proceso” , a la espera aún de la firma de un convenio por parte del Gobierno central, la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Córdoba, al que las cuatro administraciones se comprometieron ya hace un año y para cuya rúbrica no se conoce aún la fecha.

En su manifiesto, las familias reclaman “rescatar del olvido a las víctimas” y exigen la recuperación de sus restos. “No hay motivo para que no se firme el convenio, que se hagan las exhumaciones y lleguemos hasta donde podamos llegar”, ha afirmado el presidente de Dejadnos Llorar, Antonio Deza, en su intervención al inicio del acto de homenaje.

Luego, la lectura de poemas y la música ha acompañado a quienes se han reunido en el cementerio de La Salud en la tarde este viernes, como acto previo a encender decenas de velas sobre la fosa que guarda -según los cálculos de los técnicos que han realizado el sondeo-, “más de 500 personas fusiladas desde 1936”, ha recordado Deza. Unos sondeos que han aflorado la verdad sobre esta zona del cementerio en la que reinaba el silencio en los libros de enterramientos y que guardaba una gran fosa, donde se han podido comprobar que yacen quienes fueron asesinados con evidentes signos de violencia tras el golpe franquista.

Con el recuerdo, la emoción y la memoria a flor de piel, paso a paso, los asistentes han caminado para llenar con su presencia el terreno que guarda la fosa y para iluminar con velas el camino a esa “verdad, justicia y reparación” que llevan décadas anhelando.

El símbolo de las velas y la presencia de los asistentes, llenando el espacio del cementerio donde se ubica la gran fosa, ha querido homenajear a las víctimas y, sobre todo, mostrar una imagen que sea un nuevo toque de atención a las administraciones. “Que este día marque huella, marque historia en Córdoba”, ha sido el deseo de quienes piden poder recuperar los restos de los suyos y poner fin a su búsqueda.

Porque, como rezaba el último verso de uno de los poemas leídos, escrito a sus 92 años por quien aún busca los restos de su padre, que fuera alcalde del municipio de Santaella en 1936, “al cabo de casi un siglo, se oye el grito del silencio”.

Etiquetas
stats