Csif denuncia la precariedad del personal auxiliar de autopsias del Instituto de Medicina Legal de Córdoba

Instituto de Medicina Legal en la Ciudad de la Justicia

CSIF ha denunciado “la falta de compromiso” de la Consejería de Justicia, Administración Local y Función Pública para solucionar “la situación precaria” que sufre el personal auxiliar de autopsias de la Junta de Andalucía que presta servicios en el Instituto de Medicina Legal de Córdoba. El sindicato cifra en un 60% el déficit de este personal en este centro. 

En concreto, actualmente hay 4 puestos en la Relación de Puestos de Trabajo de esta categoría, que están cubiertos, si bien, según los cálculos del responsable del Sector de la Administración General de la Junta de Andalucía en CSIF Córdoba, Miguel Ángel Limonchi, harían falta al menos otros dos o tres más para que el servicio estuviese adecuadamente dimensionado, lo que supone en torno a un 60% más de efectivos de los que hay en este momento. 

“Con los actuales recursos humanos con los que se cuenta para estos servicios resulta muy complicado la organización de cuadrantes de vacaciones, descansos e incluso la configuración de los distintos turnos que debe haber para el funcionamiento 24 horas que se requiere, puesto que el personal que existe es a todas luces insuficiente”, según asegura Limonchi.

El representante sindical recuerda que CSIF viene reivindicando desde hace años la reclasificación de este personal al Grupo III, así como la actualización y modificación del requisito de acceso, los criterios para la contratación y ocupación de esos puestos, así como de las jornadas de trabajo que realmente realizan. En concreto, el personal auxiliar de autopsias desarrolla, parcial o íntegramente, funciones previas a la realización de la autopsia como por ejemplo, recibir el cadáver y desnudarlo, trasladarlo a la cámara frigorífica e introducirlo en la misma; anotar, etiquetar y empaquetar, extraer el cadáver de la cámara frigorífica y colocarlo en la mesa de autopsias, así como preparar el instrumental necesario para la realización del análisis. 

Además, durante el proceso, realiza las funciones de auxiliar bajo dependencia facultativa en las técnicas de apertura y extracción de órganos, así como pesaje, medida y toma de muestras de los lugares indicados para su conservación, embalaje, etiquetado y envío. Tras el examen post mortem, este personal desarrolla otras labores como la sutura exterior no visible del cadáver y su adecentamiento. CSIF explica que estos profesionales realizan funciones y tareas muy por encima del auxilio al personal facultativo durante la realización de las autopsias y precisa que la titulación existente a día de hoy que realmente los habilita para este trabajo es un ciclo formativo de Grado Superior: Técnico Superior en Anatomía Patológica o el certificado de profesionalidad correspondiente.

No obstante, el responsable del Sector de la AGJA en CSIF Córdoba denuncia que “la Administración contrata personal cualificado y le paga conforme a su catálogo de categorías profesionales que exige estar en posesión del título de Bachiller Elemental, Graduado Escolar, Formación profesional de Primer Grado (sirve cualquiera) o formación laboral equivalente. Es decir, profesionales a precio de saldo”, critica.

CSIF lamenta que los Presupuestos del 2023 no recojan ninguna partida presupuestaria para cumplir con lo prometido por parte de la Administración en el 2022 respecto a la reclasificación del personal auxiliar de autopsia al grupo III y con respecto a la ampliación de la plantilla para prestar un servicio de calidad. Igualmente, la Junta tenía el compromiso de incluir en el complemento de puesto de trabajo, el plus de penosidad, peligrosidad y toxicidad. “Nada de lo prometido en relación a este personal se ha llevado a cabo y además para el presente ejercicio tampoco hay consignación presupuestaria para incremento de plantilla”, concluye Limonchi.

Etiquetas
stats