Un trabajador trabajando una pieza de piedra | PIXABAY

La Asociación de Perjudicados por la Silicosis en Andalucía (APSA) ha calificado como “indignante” que la Junta de Andalucía ponga en marcha el instituto de investigación Centro Andaluz de Enfermedades Respiratorias de Origen Laboral (Caerol) en colaboración con la compañía Cosentino, “la empresa que es precisamente la que está provocando la silicosis”. Esta enfermedad es una fibrosis pulmonar producida por la inhalación de sílice cristalina, que puede conllevar una predisposición a sufrir cáncer de pulmón, y que ha afectado a trabajadores que cortaban el conocido silestone.

Este pasado lunes 28 de marzo, la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, la Universidad de Córdoba, la compañía Cosentino, junto con el Servicio Andaluz de Salud, firmaban en Córdoba un protocolo en virtud del cual impulsaba la creación del Centro Andaluz de Enfermedades Respiratorias de Origen Laboral. A la rúbrica del protocolo acudieron el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, el rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos, el director gerente del Servicio Andaluz de Salud, Miguel Ángel Guzmán, y el vicepresidente ejecutivo de Cosentino, Álvaro de la Haza. Y las partes explicaban que este centro nace con el objetivo de convertirse en un referente nacional en el ámbito de la investigación sobre la silicosis, enfermedad laboral relacionada específicamente con el sector de actividad de “corte, tallado y acabado de piedra”.  

Ante ello, el presidente de la Asociación de Perjudicados por la Silicosis en Andalucía, Francisco Torrico, ha explicado este jueves a Cordópolis que “lo que más nos indigna es que se haga en colaboración con la empresa que es precisamente la que está provocando la silicosis. No entendemos eso”. “Nos congratulamos del nacimiento del centro, nos alegramos que se haga algo en favor de los afectados de silicosis. Pero no estamos de acuerdo en absoluto con que la Junta se asocie en un proyecto con la empresa que produce la silicosis”, en alusión a Cosentino.

Las personas afectadas por silicosis cuestionan “¿qué gana Cosentino?” con este proyecto de la mano de la Junta. “Algún interés tiene en financiar esto”, advierten y ya han requerido a través del Portal de Transparencia de la administración autonómica información sobre el protocolo firmado “para ver la letra pequeña” del acuerdo entre la administración y la compañía. Avanzan, asimismo, que han convocado como protesta una concentración el próximo 3 de mayo ante la Consejería de Salud en Sevilla. “Nos indigna”, reitera.

Los datos oficiales de afectados por silicosis en Andalucía dicen que hay 580 personas diagnosticadas, pero desde la asociación de personas perjudicadas por esta enfermedad sostienen que “probablemente se multiplica por tres” en realidad. “El dato oficial de afectados en la provincia de Córdoba es de 38 casos y, sin embargo, enfermos diagnosticados de silicosis solo en el Hospital de Montilla (Córdoba) hay 72”, apunta para señalar que la cifra real de afectados es mucho mayor que la oficial. “Los datos son erróneos, no están completos”. Los primeros casos de silicosis se detectaron en 2013 y pronto el diagnóstico se extendió entre los afectados por esta enfermedad.

“El centro nace cojo”

Más allá de la colaboración de la Junta de Andalucía con la empresa Cosentino que se dedica a la actividad que ha provocado la silicosis en muchos trabajadores, la asociación de personas perjudicadas por esta enfermedad critica que el Centro Andaluz de Enfermedades Respiratorias de Origen Laboral “nace cojo”. “No hay atención a los afectados, no contempla hacer un censo, no conlleva un laboratorio de mediciones...Carece de muchas de las cosas que veníamos reivindicando” ante la Junta.

Y es que desde APSA recuerdan que llevan “mucho tiempo reivindicando ante las consejerías de Empleo y de Salud un Instituto Andaluz de la Silicosis”, ya que -según sostienen-, “la silicosis es la enfermedad profesional número uno en Andalucía”.

Denuncian que “los enfermos de silicosis estamos olvidados por parte de la administración” y reivindican ser reconocidos y atendidos por profesionales. “Necesitamos atención médica, psicológica y también integrar a estas personas en el mercado laboral, buscarles alternativas”.

Etiquetas
stats