Los sindicatos se llevan cascotes de la Comisaría a sus protestas

.
Los representantes de los policías denuncian el estado de las instalaciones en Campo Madre de Dios llevando trozos del edificio a su manifestación en la plaza de las Tres Culturas

Cascotes de color albero. Son fácilmente identificables. Cerrando los ojos, cualquier cordobés se puede imaginar cuál es el mayor edificio de la ciudad de ese color que está en un estado semiruinoso y en funcionamiento: la sede de la Comisaría de la Policía Nacional en Campo Madre de Dios. Esta mañana, todos los sindicatos policiales con representación en la provincia se han llevado varios trozos de Comisaría a la protesta que han convocado en la plaza de las Tres Culturas. Nuevamente, han denunciado el estado de abandono de unas instalaciones en las que a diario trabajan los agentes.

Antes de la protesta, los sindicatos policiales han guardado un minuto de silencio en memoria de las víctimas de los atentados terroristas de París. Después, han reiterado una denuncia que llevan repitiendo de manera sistemática desde el pasado 6 de octubre, cuando decidieron pasar a la acción y denunciar el estado que sufren los agentes que trabajan bajo los muros de Campo Madre de Dios.

Los agentes, que han constituido una plataforma de unión sindical llamada Policías en Conflicto, han vuelto a afear al Gobierno tras sus últimas declaraciones sobre el futuro de la Comisaría. Así, citan las palabras del delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, en el XIV congreso de la asociación de jefes y directivos de la Policía Local en Andalucía. En ese congreso, San dijo que “hay que afrontar con mejores medios técnicos en las mejores condiciones el reto de la seguridad” y señaló “el compromiso del Gobierno”. Los sindicatos consideran que se trata de “frases de laboratorio institucionalizadas” y que “llueve sobre mojado. Por eso, han anunciado que mantendrán las protestas.

En su día, la plataforma nació con un objetivo: que el Gobierno recupere los tres millones de euros “prometidos” para la reforma de la Comisaría de la Policía Nacional en Campo Madre de Dios, que “es una ruina”, según indicaron los agentes en su presentación.

Los policías sostienen que aparentemente contaban con el respaldo del director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, y hasta del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, pero que finalmente los tres millones de euros prometidos no han sido incluidos en el proyecto de presupuestos.

El colectivo de policías denuncia que este verano la ola de calor ha hecho insoportable el trabajo en Campo Madre de Dios, donde el aire acondicionado no ha funcionado. Así, denuncian que la instalación eléctrica es insuficiente y salta cuando hay muchos aparato conectados, que las duchas son unisex y que, por ejemplo, el gran muro perimetral que protege las instalaciones está grapado para que no se caiga. “Hemos tenido hasta una plaga de chinches”, han denunciado.

La plataforma se define como apolítica e insisten en que su protesta no es contra ningún partido, sino a favor de obtener los tres millones de euros prometidos para los Presupuestos Generales del Estado.

Etiquetas
stats