Fin de semana estable: máximas por encima de 30 grados

Colas para entrar un patio en San Basilio | ALEX GALLEGOS

Pese a las agradables temperaturas de esta semana en la que los registros han sido de 33 ºC, como los de este jueves, el inicio de este mes de octubre está siendo incluso frío en muchas zonas de la provincia. El pasado día 4, Córdoba-Aeropuerto anotó 7º C de mínima. La más baja para una primera decena de octubre desde el 9 de octubre de 1984. 6.2 ºC se registraron aquel día en el observatorio oficial de la capital. No. No estamos teniendo ningún veranillo refranero. La atmósfera está haciendo su trabajo en una estación en la que los reajustes son necesarios, y los grandes centros de acción toman posición para dar un auténtico toque otoñal a las fechas que vienen.

Viernes, sábado y domingo agradables. Las temperaturas más elevadas continuarán registrándose en la depresión del Guadalquivir. No serán tan altas como estos días, pero sí superiores a los 30 ºC hasta el domingo, donde se iniciará un descenso que afectará a toda la provincia, y que desde la jornada del lunes, será significativo sobre todo en las máximas. A la par que las máximas, las temperaturas mínimas también irán en descenso. La retirada de la dorsal cálida que nos afecta, junto con la menor irradiación solar, podrá ayudar a que en muchas zonas de la provincia la inversión térmica provoque mínimas inferiores a las pronosticadas por los modelos meteorológicos.

El ejemplo más cercano lo hemos vivido estos días atrás con las mínimas anotadas en la capital, por ejemplo. Cielos con nubes altas durante todo el fin de semana y vientos flojos predominando la componente este. Sin duda, condiciones idóneas para disfrutar de la visita a los Patios cordobeses que estos días nos hacen recordar las sensaciones perdidas en el mayo de este 2020.

Tendencia: ¿segunda quincena de octubre lluviosa?

Los dos grandes modelos meteorológicos coinciden a la hora de escribir esta entrada, de un cambio notable de tendencia para la segunda quincena de octubre. La clave estará en un posible bloqueo anticiclónico en el norte de Europa y la retirada de las altas presiones atlánticas y que propiciará la apertura de un pasillo por el que viajarían las borrascas hasta el suroeste del continente. De continuar esta tendencia el cambio sería radical a unas condiciones auténticamente otoñales. Lo contaremos.

Etiquetas
stats