Un redactor del plan de movilidad de Córdoba del año 2011 considera “innecesaria” la Ronda Norte

Árboles en la calle Escultor Fernández Márquez | ÁLEX GALLEGOS

El plan de movilidad sostenible que el Ayuntamiento encargó en el año 2013 a la Agencia de Ecología de Barcelona ya consideraba una “infraestructura innecesaria” la construcción de la Ronda Norte de Córdoba. Xabier Pont, uno de los responsables de esta empresa, así lo reconoció durante la jornada organizada por el Ayuntamiento titulada El futuro de las ciudades: el reto de Córdoba.

Respondiendo a una pregunta del público, Pont, uno de los redactores de este ambicioso plan, que llegó a suscitar hasta el apoyo de las organizaciones ecologistas de la ciudad, afirmó que “el plan de movilidad contemplaba la Ronda Norte” solo por que “era una infraestructura planeada”, pero consideraba que “no era necesaria”. “Lo contemplaba porque es algo a futuro. Ahí lo dejo”, concluyó durante su intervención.

Eso sí, la redacción de este plan, cuya aprobación definitiva no llegó a pasar por el Pleno del Ayuntamiento aunque sí por la Junta de Gobierno Local, no es tan rotunda. “Una de las controversias más acentuadas que se han descubierto a la hora de realizar el diagnóstico de la movilidad en la ciudad de Córdoba es la futura construcción de la Ronda Norte de Córdoba, continuidad física entre la Ronda de Poniente y la Ronda Este (N-432), que si por unos motivos si es favorable para el desarrollo de la ciudad y su posible establecimiento logístico ante una posible ampliación económica, puede suponer un incentivo al uso del vehículo privado aumentando el uso del mismo, de personas que anteriormente no lo hacían”, detalla el documento. Eso sí, también utiliza argumentos favorables.

“Otro motivo favorable de su construcción es la canalización del flujo existente entre las zonas periurbana este y oeste, que es bastante considerable y que actualmente se realiza a través de la ciudad y sus vías. Igualmente esta infraestructura conectará de una forma externa a la ciudad, zonas generadoras con zonas atractoras, también ubicadas en el radio exterior de la ciudad”, argumenta el documento.

El plan de movilidad argumentó entonces que “de alguna forma hay que favorecer el tráfico de paso entre las zonas periurbanas oeste y este, ya que es un flujo de tráfico motorizado de paso que se realiza actualmente por el interior de la ciudad, y por otra parte incidir negativamente sobre el flujo de desplazamientos motorizados entre zonas internas de la ciudad y que usen esta infraestructura para realizar dichos movimientos”, pero lejos de un proyecto faraónico como la Ronda Norte propone otro que llama “la gestión de puertas de acceso a la ciudad, o sistema Gating, donde, en las distintas salidas de una autovía o ronda de circunvalación hacía la ciudad, se instalan sistemas semafóricos cuya única función es la de regular la entrada de tráfico motorizado a la ciudad, gestionando en determinadas horas la cantidad de vehículos que se permiten pasar por hora y vía. Por norma general, este sistema funciona en horas punta, limitando el acceso de vehículos motorizados, los cuales han de buscar alternativas de circulación o desplazamientos más competitivos y factibles”.

No obstante, la vigencia de este plan, que se comenzó a redactar durante el mandato de Andrés Ocaña (2009-2011), es dudosa. Tanto que el Ayuntamiento considera, como ya afirmó el delegado responsable del área, Miguel Ángel Torrico, que este documento “necesita una revisión”, ya que “han pasado muchos años” desde que se redactó y la movilidad en este tiempo ha cambiado mucho.

El proyecto de la Ronda Norte que cerraría el anillo de circunvalación de Córdoba se redactó hace una década, cuando la exalcaldesa Rosa Aguilar era consejera de Obras Públicas de la Junta. Tras el estallido de la crisis inmobiliaria, y debido al enorme coste del proyecto (más de 400 millones de euros, pues en su mayoría era soterrado), el plan se guardó en un cajón.

El pasado 17 de julio, la Consejería de Fomento anunció que iba a revisar el proyecto de Ronda Norte que ya se redactó hace más de una década. El propio alcalde, José María Bellido, ha anunciado que durante su mandato se construirá esta obra, que cerraría toda la circunvalación de Córdoba. Se trata de una promesa electoral que, sin embargo, no está considerada como necesaria por el plan municipal de movilidad sostenible.

Ahora, el nuevo proyecto ha empezado a encontrar otro tipo de oposición: la arqueología, tal y como publicó este periódico el pasado 29 de julio. De momento, el plan para rescatar el proyecto de la Ronda Norte sigue adelante. Eso sí, los técnicos de la Consejería de Fomento están viendo de qué manera encajarlo en la trama urbana de Córdoba.

Fuentes de la Junta de Andalucía han descartado completamente recuperar el proyecto del año 2010 por el enorme coste que suponía para las arcas públicas. El objetivo, señalan, el buscar “algo más sostenible”. En principio, el nuevo proyecto no se decidirá antes de que acabe el año. Pero se trata de una promesa electoral, recuerdan las fuentes.

https://youtu.be/1ZZMtqgrQP0

https://cordopolis.es/2019/09/27/el-futuro-de-la-movilidad-en-cordoba-pasa-por-que-haya-menos-coches-y-mas-transporte-conectado/

Etiquetas
stats