El PSOE denuncia el cierre de la única sucursal bancaria en Torrecampo

Oficina de Cajasur en Torrecampo que será clausurada.

La secretaria general del PSOE de Torrecampo y alcaldesa del municipio, Paqui Alamillo, ha denunciado el “malestar y absoluto rechazo” de los vecinos de la localidad por el anuncio realizado por Cajasur de cerrar de forma definitiva la única oficina bancaria que existe en la actualidad en Torrecampo y que dejará sin servicios bancarios a partir de diciembre a los más de 1.000 habitantes de la localidad.

Alamillo, que ha emitido desde el Consistorio un comunicado en el que el Gobierno local rechaza esta decisión, advierte de que, con el cierre de esta sucursal bancaria, se obligará a los vecinos y vecinas a desplazarse al municipio colindante situado a 10 kilómetros “con el problema y el perjuicio que esto representa, sobre todo para las personas de más avanzada edad y que suponen la mayoría de la ciudadanía de Torrecampo”, lo que “consideramos un despropósito y casi una falta de respeto hacia los habitantes de Torrecampo, donde la mayoría de ellos son clientes de Cajasur y que actualmente contaban con tan solo dos días a la semana de servicios bancarios”.

Así, desde el PSOE de Córdoba se insta a Cajasur a que “reconsidere su postura y mantenga operativa la sucursal de Torrecampo”, como ha venido haciendo desde hace muchos años y que además ha contado desde siempre con el respaldo de la ciudadanía de la localidad, al tiempo que apela al acuerdo firmado entre el Gobierno de España y el sector bancario del Plan de Inclusión Financiera en el ámbito rural, que garantiza el acceso a los servicios bancarios de las personas mayores y con discapacidad, sobre todo en municipios pequeños, donde las entidades bancarias han ido cerrando sus sedes y retirando sus cajeros en los últimos años.

Precisamente este Plan de Inclusión Financiera vendría a asegurar los servicios financieros en el 100% del territorio, poniendo en el foco a los municipios de menos de 500 habitantes y en riesgo de exclusión.

Hasta 2017, la provincia de Córdoba era la tercera de España con menos cajeros automáticos por habitantes, con uno por cada 1.695 personas, sólo superadas por Almería --uno por cada 2.060 habitantes-- y Melilla --1.832--, según un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que indica que, a día de hoy, el 14% de los municipios de la provincia cordobesa no cuenta con ese servicio bancario.

Además, desde el año 2008 en Andalucía se han perdido 2.550 sucursales bancarias, y más de 14.000 personas que viven en una decena de municipios de la provincia de Córdoba, fundamentalmente del interior, no tienen acceso en su entorno a un cajero automático ni a una oficina de su entidad financiera. Sólo entre 2008 y 2016 en la provincia cerraron alrededor de 200 oficinas y sucursales de entidades financieras, pasando de casi 700 sucursales a menos de 500 y la cifra sigue descendiendo.

Cierre de 60 sucursales desde el inicio de la pandemia

Los bancos han cerrado más de 60 sucursales en la provincia desde que comenzara la pandemia, una caída del 13% con respecto a las que había. El pasado año había en la provincia 372 oficinas bancarias, mientras que un año antes había un total de 423, según los datos del Banco de España.

Para la alcaldesa de Torrecampo, “esta situación de cierres generalizados junto a las limitaciones horarias de acceso a las oficinas está generando un sinfín de problemas a las personas usuarias, con una muy especial incidencia en las áreas rurales, donde a las distancias para acceder al servicio se une la falta de transportes públicos y que la mayoría de afectados son personas mayores que carecen de los medios y recursos necesarios para estos desplazamientos”.

Etiquetas
stats