Marín pide que los pocos votos que quedan “tengan sello naranja”

Juan Marín y Edmundo Bal en Lucena.

El candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía por Cs y actual vicepresidente, Juan Marín, ha expresado este jueves que “quedan muy pocos votos, pero van a ser los más decisivos en la historia de Andalucía durante décadas”, de manera que ha pedido que esos votos vayan “con un sello naranja”, porque “los andaluces saben qué vamos a hacer con él”, mientras que “los demás todavía se lo están pensando”.

Así lo ha destacado Marín en una atención a los periodistas en Lucena (Córdoba), junto al cabeza de lista de Cs por dicha provincia, Ángel Pimentel, y el diputado nacional de Cs Edmundo Bal, tras un paseo turístico y visitar las obras de la nueva sede judicial del municipio.

En este sentido, ha expuesto que “si los socialistas y Espadas han tirado la toalla, aprovechen el momento si quieren parar a Vox”, de modo que “el único voto posible y el único partido que puede hacerlo se llama Cs”, ha reivindicado, para apostillar que “no hay ninguna otra opción que garantice la estabilidad, la seguridad, el crecimiento económico, creación de empleo y apuesta por servicios públicos fundamentales”.

“Hay muchos motivos para estar orgullosos y presentarnos ante los andaluces para pedirles nuevamente que lo mismo que votaron en 2018 lo vuelvan a hacer el 19 de junio, porque con Cs les ha ido muy bien”, ha expuesto Marín, quien ha agregado que “cualquier gobierno sin Cs será un gobierno mucho peor”, de ahí “el voto decisivo” a dicha formación.

A su juicio, “los andaluces necesitan a Cs en el Gobierno”, de ahí que esté convencido de que así va a ser, porque “ha cambiado la tendencia”, después de que “nos daban por muertos y ahora todo el mundo tiene interés por nosotros”, ha elogiado.

Al respecto, ha relatado que “el domingo por la noche o el lunes por la mañana va a haber en Andalucía un gobierno de coalición, donde van a tener que sumar dos fuerzas políticas”. “Yo sé que Juanma quiere gobernar conmigo, igual que yo quiero gobernar con él”, ha dicho, para añadir que “la señora Olona no quiere gobernar con nadie, porque quiere utilizar a Andalucía como un trampolín para después atracar en el Gobierno de España y volver a Madrid con una posición muy cómoda”.

En opinión del candidato, a Olona “esto le ha venido muy grande, tanto que se ha visto cómo se ha ido desinflando y evidentemente no tiene ningún interés ni por lo que le sucede a los andaluces, ni por lo que realmente hay que hacer para sacar a esta tierra de la situación en la que estaba”.

Por tanto, ha explicado que “los dos gobiernos en coalición que son posibles son el del PP con Vox o el de Cs y el PP, que ha sido el mejor gobierno de coalición en la historia de la democracia en este país y el mejor gobierno posible en Andalucía en décadas, después de tantos años de gobierno socialista, donde la corrupción campaba a sus anchas por toda la comunidad autónoma y las instituciones y donde la confianza se había perdido”.

De este modo, Marín ha lanzado que “el reto es muy sencillo, si los andaluces apuestan por el proyecto político de Cs, el lunes a las 8,00 horas estaremos trabajando; pero si no lo hacen, se va a montar un jaleo impresionante, donde al final van a primar los cargos, enchufados y la pelea continua que va a haber durante mucho tiempo hasta que lleguen las elecciones nacionales”, porque “algunos leen estas elecciones en clave nacional, y no” es así, ha defendido.

“No puedo sentarme con gente que miente a los andaluces”

Preguntado por cuál sería la postura de Cs ante un gobierno de coalición PP-Vox, Marín ha pedido que a él no lo inviten, porque “con gente que no cree en Andalucía, que le mienta a los andaluces de la forma que lo está haciendo Olona, evidentemente no puedo sentarme ni siquiera a hablar, porque me va a engañar antes de sentarme”, ha mantenido.

“Juanma sabe perfectamente, porque lo hemos hablado los dos, que si el domingo por la noche sumamos, el lunes a las 8,00 horas seguimos trabajando y el martes se convocará el Consejo de Gobierno y seguirá adelante la recuperación económica de esta tierra, que no puede esperar”, ha sostenido el candidato de Cs.

En cuanto a su visita a Lucena, ha valorado el desarrollo de la nueva sede judicial, que finalizará en “septiembre u octubre” de 2023, puntualizando que “son unas obras que llevaban décadas esperándose, con la reunificación de sedes judiciales con inversión de más de cinco millones en un edificio de casi 3.900 metros cuadrados, donde los profesionales de la Justicia y los ciudadanos van a poder recibir un servicio fundamental, con todas las garantías, dignidad y medios necesarios”.

“Votar al PP es propiciar un gobierno con Vox”

Mientras, Bal, abogado del Estado, ha ensalzado la labor de Marín al frente de la Consejería de Justicia y ha subrayado que “el voto decisivo de las elecciones del 19 de junio es a Cs”, precisando que “todos tenemos claro que el PP no va a conseguir la mayoría absoluta”, de modo que “votar al PP es tirar el voto, o peor, es propiciar que el PP gobierne el futuro de Andalucía con Vox”.

Al hilo, ha advertido de que “un gobierno con Vox ya no son conjeturas, ni hipótesis, ni alarmismo, es que ya está en Castilla y León, con un vicepresidente sin competencias que dice que una persona que va sentada en una silla de ruedas puede no ser una persona normal y una Consejería de Cultura con una persona que ha estado cobrando dos sueldos públicos de manera inadmisible”.

Frente a ello, ha detallado que Cs ha estado tres años y medio gobernando Andalucía “para convertirla en la locomotora de España, sacarla del vagón de cola y tirar de toda España en el progreso económico y bienestar social”, pero ha avisado de que “eso se puede arruinar en dos o tres meses” y “va a depender de un puñado de votos, de muy pocos votos”.

Por tanto, ha aclarado que “el voto a Cs es el voto útil de verdad, el decisivo”, mientras que “el voto al PP es inútil o incluso perjudicial para Andalucía en ese horizonte en el que pueda entrar Vox en el Gobierno”, motivo por el que ha hecho un llamamiento a todas las personas que en 2018 confiaron en Cs para “ser el motor del cambio que funciona y de un gobierno de progreso”.

“Andalucía está ahora como está gracias a Cs”, ha enfatizado Bal, para agregar que “lo reconoce el propio Moreno Bonilla que es así, que son las consejerías de Cs las que han tirado para adelante de esta comunidad autónoma”.

Y ha resumido que “el PSOE, la izquierda, ni está ni se la espera, y ya se dan por derrotados”, de manera que “votar a la izquierda es tirar el voto en estas elecciones”, por lo que “no existen más que dos opciones: un gobierno como el que ha habido durante tres años y medio, que ha establecido el progreso, o un gobierno del mal rollo, del lío, la bronca y el insulto”. Así, “para conseguir el progreso y el futuro”, ha pedido “votar a Cs, porque va a ser el voto decisivo”.

“Hemos cumplido”

Por su parte, Pimentel ha relatado que “en 2018 los ciudadanos de Andalucía nos dieron su confianza mediante un voto porque les prometimos que íbamos a hacer una serie de cosas que las hemos cumplido”, de modo que quieren “seguir trabajando para ellos” desde las distintas políticas.

Así, ha dicho que está convencido de que los andaluces “van a renovar la confianza” en Cs, puesto que “un voto al PP es un voto a Vox, pero un voto a Cs es un voto por Andalucía, para que siga creciendo, que sigan las políticas sociales como han estado hasta ahora mismo y reforzarlas”, aseverando que incrementarán “hasta el 3% del PIB el presupuesto en Igualdad”, algo que “sólo lo hace Cs”, ha defendido, pidiendo el voto para Cs, “que es el voto útil”.

Etiquetas
stats