Fuente Tójar corta el agua por la noche en dos zonas después de que 19 vecinos consuman hasta 25.000 litros al día

Colas de vecinos en Fuente Tójar para recoger agua de un camión cisterna

Si la falta de agua en los embalses de Córdoba no va acompañada de responsabilidad, el problema puede agravarse aún más. Esa es la situación que ya ronda la cabeza de la alcaldesa de Fuente Tójar, Marifé Muñoz, que ha decidido cortar a través de un bando municipal, hasta nueva orden, el suministro de agua en dos zonas del pueblo después de constatar un elevadísimo consumo que, a todas luces, resulta inexplicable desde el raciocinio.

Fuente Tójar es un municipio de apenas 666 habitantes, según los últimos datos recogidos el mes de julio por el Instituto de Estadística y Cartografía de la Junta de Andalucía, de los que el 96% vive en el núcleo del pueblo y el resto se divide en diseminados. Ha sido en dos, en La Cubertilla y Todosaires, donde el Ayuntamiento ha decidido cortar el agua desde las 23:00 hasta las 7:00. Según datos del Consistorio, el consumo de agua en estas dos zonas, donde viven 19 vecinos, ha llegado a ser de hasta 25.000 litros diarios cuando éste debería estar por debajo de los 3.000 litros diarios, siendo esta cifra, aún así, "alta", apunta.

Ante tal desfase de consumo, Muñoz explica que los técnicos del Ayuntamiento inspeccionaron las infraestructuras y no se detectó ninguna avería, por lo que el único motivo es el consumo irresponsable de agua, ya sea para llenar piscinas o regar huertos. Los diseminados de La Cubertilla y Todosaires se abastecen del Pozo de La Rentilla y a principios de agosto ya se empezó a notar la falta de agua. El Consistorio recurrió entonces al envío de cartas a los vecinos de estas zonas, apelando a la responsabilidad; unas misivas que hicieron extensivas por todo el pueblo.

El estado del pozo, no obstante, fue agravándose por días y la semana pasada, el Ayuntamiento tuvo que inyectarle hasta 72.000 litros mediante cubas de agua por empresas autorizadas por la Junta de Andalucía, suponiendo un sobrecoste para las arcas municipales. La regidora hace hincapié en la recomendación de que, quien lo desee y necesite más agua de la que puede consumirse a diario -unos 150 litros, estima- contrate una cuba de agua para su vivienda, "un acto que supone un ejercicio de responsabilidad y un bien para la comunidad".

Para el riego de los huertos, Muñoz recuerda que el pueblo cuenta con un depósito de agua para fitosanitarios que está a disposición de los vecinos mediante una tarjeta. "No es tan fácil como abrir el grifo y tiene un coste, pero hay que mirar por un bien tan escaso", insiste la regidora, que asegura que éste está siendo "uno de los peores veranos" como alcaldes y como concejala ya que nunca se había vivido esta situación.

Cabe recordar que durante este verano, Fuente Tójar cortó el agua durante dos noches y durante tres días estuvo "sin ni una gota". Durante aquellos cortes, explica Muñoz, cada noche se acumularon hasta 40.000 litros de agua, lo que supone 80.000 litros por las dos noches. "¿Cómo se gasta tanta agua en un pueblo tan pequeño? No lo sé, pero en estos tiempos hay que mirar como nunca algo tan básico como el agua para no volver a vernos como durante aquellos tres días en los que no había nada".

Etiquetas
Publicado el
25 de agosto de 2021 - 05:30 h