Ajeros españoles piden a europarlamentarios de PSOE, PP y Vox ayuda ante la entrada fraudulenta de ajos chinos en la UE

Recogida de ajos en la provincia de Córdoba, en una imagen de archivo.

Una delegación de la Sectorial Nacional del Ajo de Asaja, presidida por el cordobés Miguel del Pino, y también de la Mesa Nacional del Ajo, de la que Del Pino es vicepresidente, se ha reunido en Bruselas (Bélgica) con los europarlamentarios del PSOE, Clara Aguilera; del PP, Juan Ignacio Zoido, y de Vox, Mazaly Aguilar, a quienes han pedido ayuda para evitar la entrada “fraudulenta” de ajos chinos en la Unión Europea (UE), y también la importación de ajos egipcios sin aranceles.

A este respecto y en declaraciones a Europa Press, Del Pino ha explicado que también se lo van a plantear así a la Comisión Europea, en concreto a responsables de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural, a los que presentarán, al igual que ya han hecho con los eurodiputados, una demanda que comparten con los ajeros de Francia, Italia y Portugal, la de que convenzan a las grandes superficies de que paguen los ajos a mayor precio a los productores, y también que se aplique una moratoria en la prohibición de uso de determinados plaguicidas que venía empleando el sector, mientras no lleguen al mercado otros productos alternativos.

Estas son, según Del Pino, las necesidades “más acuciantes” para las que esperan respuesta positiva y apoyo, siendo “optimistas” al respecto, pero también hay otras cuestiones, como las que han tratado ya con los citados europarlamentarios del PSOE, PP y Vox, sobre la competencia, incluso “fraudulenta”, que les están haciendo a los ajos españoles en el mercado europeo los ajos procedentes de China y Egipto.

En este último caso, Del Pino ha explicado que “los ajos egipcios están entrando” en la UE “sin pagar ningún arancel”, haciendo una dura competencia a los ajos españoles, con una producción que ya es mayor a la de España, pero a un precio de venta muy inferior, ya que “sus costes de producción, aún incluyendo el gasto del transporte a Europa, son infinitamente inferiores a los nuestros”, de modo que los ajeros españoles esperan de los europarlamentarios y de la Comisión Europea que “se revise el acuerdo” correspondiente con Egipto, porque “no puede ser que metan cada vez más ajos y sin pagar arancel alguno”.

En cuanto al ajo chino, el presidente de la Sectorial Nacional del Ajo de Asaja ha avisado que “están entrando ajos frescos de China, pero como si fueran congelados”, lo cual constituye “un fraude fiscal tremendo”, pues la importación de ajos frescos chinos está sujeta a “un cupo”, que cuando se supera conlleva la aplicación de “un arancel disuasorio de 1,2 euros por kilo”, mientras que los ajos congelados chinos “no tienen cupo, ni arancel”.

Por eso, lo que está ocurriendo, según ha avisado Del Pino, es que los ajos frescos, que se trasladan “en contenedores de frío” a una temperatura de “entre -2 y menos -4 grados centígrados”, llegan a Europa con la calificación de ajos congelados, cuanto estos últimos, según la legislación de aplicación, tendrían que transportarse “a -20 grados”. Es decir, entran en Europa como supuestos ajos congelados, que no pagan arancel, pero luego “los venden como lo que son, ajos frescos”, cometiendo con ello “un fraude fiscal” de grandes proporciones.

Producción española

Según los datos de la Mesa Nacional del Ajo, que representa a productores, comercializadores y transformadores de ajos de las comunidades autónomas de Castilla La-Mancha, Andalucía, Castilla y León, Extremadura y Madrid, el cultivo del ajo en España suma en total en torno a 29.630 hectáreas, con una producción de 309.100 toneladas (datos de 2021).

La mayor parte de la producción española de ajos se exporta a otros países, tanto de la UE, como de fuera de ésta (entre el 55 y el 70 por ciento de la producción se comercializa fuera de España). Cada año, solo el corte y recolección del ajo en el campo genera casi 1.000.000 jornales en España.

La principal zona de producción de ajo en España es Castilla-La Mancha, que según datos de 2021 cuenta con unas 20.860 hectáreas cultivadas, seguida de Andalucía con 5.120 hectáreas, Castilla y León con 1.820, Madrid con 890 y Extremadura con aproximadamente 530 hectáreas.

Etiquetas
stats